P. ¿Cree usted que el PP puede recuperar gran parte de los votos que está perdiendo a favor de VOX?

Por supuesto, es muy posible. El PP tienen una experiencia ya muy larga en engañar a unos votantes timoratos que, lo vengo diciendo, disfrutan siendo engañados. Porque son demasiados años. Ahora, mucho dependerá también de la política que siga VOX.

 

P. Por lo tanto, Casado es un fraude…

Lo es, por supuesto. Ha remodelado a parte de sus líderes, pero todos ellos han participado activa y servicialmente, como el mismo Casado,  en la política zapateril de Rajoy, Soraya, Zoido y toda esa chusma. Creo que hace falta ser muy romo para creerles. Por desgracia hay demasiada gente roma, proclive a guiarse por la palabrería y reacia a analizar la experiencia..

 

P. Pero los cabeza de lista son efectivamente gente nueva, no son los políticos de Rajoy.

Rajoy cogió  un enorme cabreo cuando Casado venció  a Soraya. Pero la pelea era solo por los puestos. Sin la menor disputa o crítica por la política anterior. Al mismo tiempo que ha “renovado” a sus líderes, Casado ha dicho estar orgulloso del pasado del PP. Es decir, está orgulloso de colaborar con los separatismos y financiarlos, y de bloquear la oposición espontánea a ellos. Orgulloso de ceder la soberanía española por “grandes toneladas”, como decía uno de ellos; de seguir la política del PSOE en relación con Gibraltar, en relación con leyes liberticidas como la de memoria histórica o las de género, con la promoción del homosexismo, el abortismo y la inmigración, con el rescate de la ETA; orgulloso  de haber impulsado a Podemos e intentado sepultar a VOX bajo una losa de silencio; de hacerse el loco con el plan criminal de profanar la tumba de Franco… A propósito de homosexismo, uno de los más destacados casadistas, homosexual notorio, ha mostrado su orgullo por la cantidad  de maricones (que diría la ministra) entres sus jóvenes.  En fin, gente rebosante de orgullo, y es normal que Casado lo proclame: en todo eso ha colaborado él con plena dedicación. Y esa es la realidad de Casado y de su remodelación farsante con políticos que han hecho lo mismo que él a las órdenes de Rajoy y Soraya.

 

P. Tampoco VOX se opone claramente a la exhumación de Franco

Es cierto, y hace muy mal. Porque ni la democracia ni el país pueden regenerarse sin resolver la cuestión histórica de Franco. VOX está denunciando muchas de las fechorías que se llevan años cometiendo, pero si no elabora un discurso histórico-político e ideológico sólido, no llegará muy lejos.  Claro que no puede hacerse todo al mismo tiempo, pero si no se propone lo que digo al menos a medio plazo,  puede terminar en fuegos artificiales y disculpándose ante los delincuentes, porque son auténticos delincuentes, que llevan gobernando el país desde Zapatero.

 

P. ¿Ve usted posible una coalición de VOX con el PP y C´s para echar a Sánchez?

Con ese único propósito de echar al Doctor sí me parece posible y conveniente. Pero nada sería más perjudicial que VOX convertido en un partido  solo diferente de los otros en cuestiones de matiz o secundarios. Este es un peligro real. El PP tiene una larga experiencia en el chanchullo, solo tiene que ver cómo intenta alejar a VOX de muchas provincias con engañifas electoralistas. La psicología de los peperos refleja muy bien la del clásico señorito, vano, chanchullero y sin principios. Fue la clase de políticos que hundió la Restauración y trajo después la república. Porque la república no llegó de manos de la izquierda, que enseguida se hizo con ella, sino de la de los políticos monárquicos y de los ex monárquicos de última hora, neorrepublicanos derechistas, católicos y frívolos, como Alcalá-Zamora y Maura. Entre los monárquicos y los neorrepublicanos dieron el golpe que hundió la monarquía.

 

P ¿Podría repetirse algo así?

Claro que podría. Con Zapatero ya se inició a toda máquina el proceso de rescate de la ETA, de imposición de leyes totalitarias, de impulso radical a los terrorismos que ha llevado al golpe de estado permanente. Este proceso, en el que entra naturalmente el prusés, fue apoyado por el PP ya cuando estaba en la oposición, por lo que no existió oposición real. Una democracia necesita la oposición para frenar las tendencias despóticas, liberticidas,  naturales en los gobiernos, y el PP traicionó ese papel, ya digo, desde mucho antes de haber llegado al poder. Traicionó a la democracia y, por supuesto a España. Y esto nos lleva a un problema crucial: como demuestra esta experiencia y otras, una democracia puede suicidarse manteniendo  sin embargo las formas legales exteriores. Esto es algo que no entienden nuestro políticos, para los cuales “democracia” es solo una palabra mágica que usan para encubrir sus fechorías. Por cierto que la posibilidad de suicidio no es particular de la democracia, existe en todos los regímenes, como muestra la historia. En La guerra civil y los problemas de la democracia he avanzado algunos análisis que precisan de desarrollo. Da la impresión de que es perorar en el desierto.