Martu Garrote, abogada, progresista, portavoz adjunta de Ahora Plataforma. 20 años de militancia en el PSOE, una década de participación activa en las redes sociales. Columnista en @TheCitizen_Mag. En esta entrevista analiza su paso por el PSOE, sus discrepancias con Sánchez y la irrupción de Vox.

¿Qué saca de positivo de su paso por el PSOE?

En mis 20 años de militancia he sacado mucho más de positivo que de negativo. Años compartiendo principios y valores, soñando con poder hacer cosas que mejoren la vida de otros, ganando y perdiendo elecciones pero sin perder nunca la esencia de por qué había que ganarlas. Lo cierto es que hasta la llegada de Sánchez jamás imaginé dejar de militar en las filas socialistas.

¿Se arrepiente de algo de lo que dijo o hizo?

 

Claro, todo el que está sujeto al escrutinio público, en mayor o menor medida, un día mete la pata, hace una broma que no se entiende, se enfada y suelta un improperio o toma una postura que luego resulta no ser la mejor, pero de todo se aprende y una es quien es hoy gracias a los aciertos y errores anteriores.

 

¿Cuesta tener que abandonar un partido?

 

Mucho, muchísimo. Yo me resistí durante meses, peleé mi primera expulsión llevándola hasta la Comisión de Ética y Garantías y ganándola, pero cuando volvió Sánchez y me expedientaron nuevamente comprendí que ese ya no era mi partido. Las primeras semanas tras pedir la baja era como si me faltara algo, pero con el tiempo, creo que tomé la decisión correcta. No se puede militar en un sitio donde no se comparte el proyecto ni la dirección del mismo.

 

¿Usted cree que Pedro Sánchez acabará la legislatura?

 

Pedro hará lo que más le convenga a Pedro, como ha hecho durante toda su carrera política, por tanto, si el resultado de un adelanto electoral no es favorable para que pueda seguir en Moncloa, no adelantará las elecciones aunque su Gobierno sea de todo punto inoperante.

 

Si hubiera elecciones, ¿le volvería a votar?

 

No, claro que no, pero no por una cuestión personal, le voté en 2016 considerándole un mal candidato y un peor Secretario General del PSOE, pero en el partido había contrapoderes, unos barones, un Comité Federal, que ponían cordura. Ahora un partido centenario está en el poder con el voto de independentistas, terroristas, nacionalistas y todos aquellos que quieren acabar con España.

1512_img_djuarez_2010602-02220_imagenes_lv_otras_fuentes_sanchez_y_torra-k70g-u070hrc-2x55lavanguardia-web

Para finalizar, ¿cómo valora la irrupción de Vox?

 

Dejando claro que estoy en las antípodas ideológicas de Vox, que me aterra su nacional liberalismo, tremendamente conservadores en las costumbres pero liberales en lo económico, con un discurso de odio hacia el diferente, con soluciones mágicas para problemas complejos al más puro estilo populista, lo cierto es que no me sorprende su irrupción, como tampoco la de Podemos en su día. La política clásica, los partidos tradicionales, hace tiempo que no saben cómo afrontar los problemas de la globalización. Los ricos son cada vez más ricos, los pobres cada vez más pobres y existe el insoportable convencimiento de que nuestros hijos vivirán peor que nosotros.

 

Sobre las tres derechas, o el trifachito, que dijo alguno con mucha gracia y bastante mala leche, hay un gran debate entre las gentes progresistas, los que están o estuvimos en el PSOE, los que siempre hemos votado socialista y es si seguir empujando a Ciudadanos en brazos del PP y Vox, o asumir que lo de Andalucía ha sido un hecho puntual para que no se repita en Extremadura o Castilla La Mancha, donde los de Rivera parecen preferir al mejor PSOE antes que al peor PP.

 

Entiendo que si damos por perdidos a Ciudadanos, si los colocamos inexorablemente en el bando de la derecha, pasarán muchos años antes de que vuelva a haber un Gobierno de progreso en España. No podemos olvidar que Sánchez firmó un pacto de gobierno con Ciudadanos que, aunque algo conservador para mi gusto, era perfectamente asumible por el PSOE.

 

Háblenos ahora de su plataforma AHORA PLATAFORMA...

 

Hace casi dos años, Gorka Maneiro me llamó para hablar de Ahora Plataforma. Entonces yo aún militaba en el PSOE aunque andaba luchando para que no se me echara por mi primer expediente. Me pareció una idea interesante, un lugar donde debatir, donde aportar soluciones, donde construir, integrado por personas de distintas procedencias: PSOE, UPyD, Ciudadanos, IU...

 

Con el tiempo la Plataforma se ha consolidado y el siguiente paso será, de alguna forma, concurrir a las próximas elecciones, bien a través de una marca propia como Izquierda No Nacionalista, bien a través de una agrupación de electores o concurriendo junto a otras fuerzas progresistas.