«Calvo hace un llamamiento a las víctimas de violencia de género ante un retroceso en el porcentaje de denuncias» ABC (07/08/2019). La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha pedido a las mujeres víctimas de violencia de género que denuncien, «que den un paso al frente» para que el sistema pueda ayudarlas y protegerlas. (He aquí el trueque: denuncia a cambio de ayudas y protección; siendo de suponer que también a cambio del voto con el que sostener a la opción política que mantiene este negocio clientelar y electoral en nombre y a costa del feminismo).

 

Una vez más, como es de esperar periódicamente, ahora en la noticia que nos ocupa, Carmen Calvo metió la patita y dijo lo que no debió decir al subrayar que España tiene «más de 32.000 personas especializadas» –léase peritas de Género– combatiendo la Violencia de Género. Con estas palabras aludía a aquellas personas que viven a costa del maltrato y cuento chino ese del heteropatriarcado, las colocadas en la Industria de Género, esas que hacen como que trabajan en los mil y un Chiringuitos de Género, cuando el dinero a las maltratadas debiera gestionarse directamente desde ventanillas habilitadas a tal fin y con el funcionario de turno, el impreso correspondiente y la resolución judicial de maltratada firmada por un JUEZ, no por una asistenta social. Con este sistema el gasto sería CERO, sin necesidad de orquestar una administración de partido político y paralela a la Administración Pública.

 

Asimismo –prosigue la noticia de ABC–, la vicepresidenta ha defendido que España «brilla por haberse tomado muy en serio» la lucha contra la violencia de género. (Nuevo error de la señora Carmen Calvo: España no brilla, sino que oscurece, se apaga y retrocede a un tiempo de penumbra, oscuridad hasta quedar convertida en una Dictadura de Género o nacionalfeminismo).

           

José R.Barrios