La Comunidad de Madrid ha reconocido la labor que desempeñan las personas y entidades dedicadas al voluntariado con personas mayores de la región, en un acto presidido por la directora general de Servicios Sociales e Integración Social, Encarna Rivero. El Gobierno regional rinde homenaje cada año a las más de 330.000 personas y 1.200 entidades sociales que se dedican al voluntariado en la Comunidad de Madrid, ofreciendo de una manera totalmente altruista su tiempo y esfuerzo para mejorar las condiciones de vida de las personas que más lo necesitan.

En esta ocasión, este agradecimiento público está personificado en siete voluntarios y siete entidades, por su dedicación, solidaridad y compromiso desde diferentes ámbitos de la acción voluntaria con las personas mayores, así como en una empresa por su política de responsabilidad social corporativa. “Queremos reconocer la labor de los voluntarios en las personas mayores, aquellas que por su experiencia y sus conocimientos nos aportan a todos un gran elemento de sabiduría”, ha resaltado Rivero.

Las entidades sociales que han recibido placas de reconocimiento este año han sido Argonautas, que realiza labor de voluntariado en las residencias de la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS); Aula de Cultura Altamira, por su programa de alfabetización y educación para personas mayores; CEATE, por ser un referente en el ámbito cultural de los proyectos realizados por y para mayores; Fundación Alicia y Guillermo, por su labor de voluntariado para que muchos mayores madrileños no se sientan solos; SECOT, por su proyecto innovador encaminado a aprovechar la experiencia de profesionales jubilados para fomentar el emprendimiento social; Solidarios, por su programa Convive que potencia la convivencia entre mayores y jóvenes universitarios; y la Concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de Fuenlabrada, por su programa de acompañamiento a mayores realizado por voluntarios con más de 70 años de edad.

En cuanto a reconocimientos individuales, también han recibido la correspondiente placa Margarita Caramés, voluntaria de ANDE; José Luis Jordana, de CEATE; Chindasvinto Moreno, que lleva más de 25 años como voluntario; Vicente Ballestero, a título póstumo, por su voluntariado en la ONCE; Antonio Gallego, voluntario en los servicios sociales del Ayuntamiento de Villaviciosa de Odón; Teresa Huertas, integrante del coro de música que actúa en la Residencia María Leonor de San Lorenzo de El Escorial; y Ramón Mateo Tornero, dinamizador de la biblioteca del Centro Municipal de Mayores Salvador Allende de Alcorcón. Además, el reconocimiento a la empresa socialmente responsable ha sido este año para Coca Cola por su proyecto ‘Nos morimos por vivir’, en el que se proponen una serie de becas de emprendimiento social para personas mayores de 60 años, repercutiendo muy positivamente en la sociedad, y más concretamente en la brecha generacional.