Muchas cosas en Podemos no son trigo limpio. Se van conociendo casos sorprendentes como la muerte de uno de los trabajadores del equipo de producción de Podemos, al que el partido ni su líder Pablo Iglesias no dedicaron ni una sola palabra de agradecimiento por su labor y su entrega.

Una muerte más que sospechosa, precisamente porque muchos de los trabajadores del equipo de producción se quejaban de las jornadas interminables de trabajo. Esto choca más en un partido que supuestamente dice defender los derechos de los trabajadores y sus condiciones laborales.

Durante la campaña electoral del 20-N, Podemos ocultó la muerte de uno de sus trabajadores, de A. L. B. J., de 51 años, miembro del departamento de Producción de Podemos y encargado de montar los eventos del partido. El empleado se encontraba trabajando en la producción de un mitin de Pablo Iglesias y la formación se resistió a investigar las causas de su muerte, según ha publicado ‘El Confidencial’. y se hace eco Vox Populi.

La abogada del partido de Pablo Iglesias que se encargó de la investigación interna fue apartada a los cuatro días de contactar con los máximos responsables de Podemos para solicitarles datos sobre las condiciones laborales del fallecido y averiguar si habían comunicado los hechos a la Inspección de Trabajo, ante la posibilidad de que la defunción hubiera sido de carácter laboral, según consta en documentos a los que ha tenido acceso el mencionado medio, pues los trabajadores se quejaban de jornadas maratonianas de trabajo.

La muerte del trabajador del partido liderado por Iglesias se produjo repentinamente el pasado 1 de noviembre cuando se había desplazado desde Madrid a Palma para preparar uno de los primeros actos de Iglesias en la campaña de las generales. Horas antes del comienzo, el trabajador informó a sus compañeros de que se sentía mal e iba a subir a la habitación del hotel en la que se hospedaban para echarse un rato a descansar. Cuando sus compañeros vieron que no respondía a llamadas ni mensajes, abrieron la puerta y descubrieron que había muerto.