«Por Vox no va a quedar ningún esfuerzo para que Joan Ribó no continúe como alcalde de Valencia». El presidente provincial de Vox, José María Llanos, ha expuesto este jueves que su formación «favorecerá el cambio», conforme apunta la encuesta de GAD3 publicada por ABC, que estima una posibilidad media-alta de que la suma del partido liderado por Santiago Abascal, el PP y Ciudadanos supere al actual tripartito que gobierna en el Ayuntamiento de Valencia formado por Compromís, el PSPV-PSOE y la marca de Podemos.

Con todo, Llanos no descarta la posibilidad de entrar en el gobierno local ya que «en Valencia aspiramos a algo más que en Andalucía», donde Vox se limitará a facilitar un Ejecutivo compuesto por el PP y Ciudadanos. 

Aunque carecen de encuestas propias, «el pálpito de la calle y el aluvión incesante de afiliaciones» han disparado las expectativas de Vox, que a día de hoy aspirar a ser la primera fuerza del bloque de partidos que abarcan desde el centro hasta la derecha. Al respecto, su presidente provincial indica que «a nosotros nos parecería positivo cualquier pacto ante los gobiernos respaldados por la extrema izquierda».

Otra cosa es el reparto de roles. Vox apunta a la «debilidad de un PP que ni está, ni se le espera y con una lucha interna entre familias», mientras que califica de «negativa» la labor de oposición de Ciudadanos. Estas dos formaciones lograron dieciséis concejales en las elecciones de 2015 y quedaron a un solo edil de la mayoría absoluta.

Vox cree que es factible sumar en los próximos comicios los diecisiete escaños que impedirían la continuidad de Ribó, aunque al igual que el PP y Ciudadanos todavía no ha designado a su candidato a la Alcaldía de la tercera capital de España.

En el caso de Vox se da por hecho que el propio Llanos liderará la candidatura, aunque Abascal tiene en la recámara alternativas como la comentarista política y expresidenta de su partido en Valencia, Cristina Seguí.