Muchos supieron subirse a tiempo al tren del independentismo, no tanto por convicciones, sino comprendiendo que en esos vagones estelados se pasaría mejor la crisis. Uno de los casos más paradigmáticos es el de Gabriel Rufián, aunque no es casi conocido ni se comenta apenas en ningún medio masivo.

Según informaba Dolça Catalunya hace no mucho tiempo Rufián en 2013 y quizás más adelante se sentía español y madridista, como tantos hay en Cataluña. Y es que no es que precisamente Rufián tenga 8 apellidos catalanes. De hecho suele expresarse en español y todavía sigue siendo del Español, su madridismo ya resultaría demasiado escandaloso.

David Raventós Gasethuelguista de hambre por laindependència, explica, en este diario, porque considera a Rufián un traidor:

“2013-2015: Pasa de trabajar para ETTs y empresas de subcontratación de personal industrial y de definirse como unionista y del Real Madrid, a formar parte de Súmate después de un año desaparecido del mapa.

1 julio 2019: El economista Manuel Puerto, exmiembro de Súmate, hace el siguiente tuit después de que Rufián invite a su programa de Youtube al periodista unionista Tomás Guasch: ‘Cuando os deis cuenta de que este chico tiene tanto de indepe como Arrimadas, será demasiado tarde. Fui su mentor en Súmate. Buscaba trabajo y Junqueras le ofreció un gran sueldo. Estaba en el paro; yo le pagaba la cuota’“.