Entre lo que se oye, sobre lo negativo que era el servicio militar obligatorio es, su pérdida de tiempo, por lo que debe ser voluntario. Este juicio, hay que analizarlo con respecto al momento económico, social y amenaza que vive el país que así se le enjuicia.

Las guerras existieron, existen y existirán. Otra cosa es prepararse para ellas, bien para defenderse o atacar, lo que depende de sus leyes y sobre todo, del político del país al que pertenece ese ejército. Luego el ejército tiene que existir.  

La preparación está en función de la amenaza que se perciba, presupuestando más o menos en función de esa amenaza. Así Clausewitz, militar y filósofo alemán de finales del XIX, clasificó las misiones de los ejércitos en paz, en ejércitos hogar, escuela y taller. A parte, de su misión principal de prepararse para la guerra. Por la época de esa opinión, olvidó la preparación física, ya que las guerras eran sin movimiento por ser en trincheras, siendo Franco el primero que empleó en la táctica el movimiento y en épocas, que no se disponían de los medios de ahora. Medios que evolucionan constantemente a uno superior

 En tiempos pasados en España, se alistaban soldados con 16 años, los  llamados educandos de banda. Fue el ejército su hogar. Se pasó a la extensión cultural, dado el elevado número de analfabetos. Hay que recordar que se hicieron campañas de alfabetización en los veranos, cuyas clases impartían estudiantes voluntarios. Disminuyó el analfabetismo, y se pasó a obtener el certificado de estudios primarios es decir, ejercito escuela. Después tuvimos el ejército taller con la promoción profesional en el ejército. Muchos, al licenciarse, encontraron trabajo cualificado. Misiones que tuvieron lugar fuera de las horas de instrucción. Añadiendo la preparación fisica que en esas épocas llegaban muchos reclutas con defectos corporales, que hasta el reglamento de adiestramiento físico militar, tenía un capítulo dedicado a solucionarlos.

  El ejército, fue el pionero de la educación física en España, hasta que se le sustituyo por los institutos de educación física. Precisamente en estas fechas, se celebra el centenario de la fundación de la escuela de educación física de Toledo y con ello, nos preguntamos ¿a cuantos soldados les benefició el servicio militar? Si no para ser más concreto ¿a cuantos se les enseñó a nadar?.

  Tuvimos la Cruz Roja, que dependía del ejército, de todos conocidas sus misiones, hasta que se encomendó a civiles. Actualmente tenemos esa unidad de emergencias. Lo que no se duda, es misión secundaria de los ejércitos.  Hoy vemos que en esas guerras donde se interviene para imponer la paz, se llevan a cabo programas en colaboración con el ejército para eliminar los males sociales que motivaron esa guerra. Ya lo intentó el PSOE de Felipe, enviado un grupo de jóvenes idealistas a Yugoslavia a realizar actividades lúdicas en un ambiente de guerra. Gran error, pues los legionarios, les apoyaban logísticamente hasta comían con ellos. Lo que era mezclar churras con merinas es decir, guerreros con pacifistas. Duraron dos meses, ellos mismos pidieron regresar. Había otras preferencias antes que esa

El servicio militar obligatorio pasó de los 4 años al terminar la guerra del 36, por la amenaza de entrar en la segunda guerra mundial. Hasta que finalizó el servicio militar obligatorio con  9 meses.

Esa inactividad o pérdida de tiempo, de la que se acusa al ejército en tiempo de paz, no dependía de él, si del presupuesto, pues no permitía maniobras, ni había equipo adecuado, No se calificara a unidades especiales como legión, paracaidistas… de antes, y menos de ahora como pertenecer a ellas fue pérdida de tiempo, pues tuvieron medios que las hacían activas. Cosa que como expongo, las otras no. Pues las preferencias económicas estaban en otros ministerios junto a la falta de terreno, tan necesario para la preparación táctica. Se dedicaba más tiempo a la forma que al fondo es decir, a la instrucción cuartelera que a la efectividad táctica.  Motivo fundamental, la ubicación de muchas unidades dentro de las ciudades como le ocurre a Melilla. Aún así, siendo Comandante General Gotarredona, fue una guarnición más que activa. En metáfora, compararlo con el saco de los ratones, que no lo roen, por su constante movimiento.

Todo cambió con los  llamados CIRs, donde tenía lugar la fase de instrucción del recluta. Inicialmente duraba tres meses hasta uno cuando llegó el servicio militar voluntario. Nadie podrá culpar de inactividad o inutilidad a ese periodo. Hoy ese periodo de instrucción, se solicita como servicio militar obligatorio, pues aporta innumerables beneficios a la juventud. Siendo el primero la pertenencia al país como herederos de su historia y encerrado todo en su bandera. Así vemos como los americanos tienen su ejército profesional, pero en sus escuelas tienen su bandera y se llevan la mano al  pecho para saludarla, nosotros no. La preparación del ejército lo complementan con una unidad de experiencias a la que pasan destinados los mandos de la última guerra  para sacar conclusiones de cara ante futuros conflictos. Lo mismo que nosotros que tenemos el CESEDEN, pero sin unidades. Solo teoría que se traslada a los programas de instrucción para mejora de nuestro ejército.

  Hay otras enseñanzas que se deben al servicio militar, como el ser todos iguales o vestir lo mismo, donde no existe el rico o pobre, el culto o inculto, donde todos aprenden de todos, trabajando con un mismo fin no diferenciando pertenecer a una u otra comunidad. Más valores como la disciplina, el compañerismo, sacrificio, dominar la fatiga, el aprender a supervivir en el terreno o dormir con medios de circunstancias como esa prueba de soledad u orientarse, no por lo que le cuenten, si con práctica, pues el joven, tiene otros conocimientos y preparación muy diferentes a esas épocas de la teoría de Clausewitz. Pero que de ser un periodo militar obligatorio, sería complemento de la educación integral de, física, moral e intelectual por aprender lo desconocido. Ya se le expuso a Felipe Gonzalez, se enseñara en las escuelas lo que era la patria y contestó, que hacía con los maestros que se negaban.

  El ejército, cambió con Gutierrez Mellado, pues todos los llamamientos tenían en su programa de instrucción 7 maniobras, dotándolas de equipo. No solo eso, el ejército tiene una logística para mantenimiento y vida de la tropa. Solo recordar que en Vietnam por cada combatiente americano había 15 dedicados a la logística. Así, un escritor francés, contaba que un mando de batallón se dio cuenta empezaba a tener soldados pues en sus cantimploras, llevaban agua en vez de vino, o sin ir tan lejos, aquel mando de compañía que en unas maniobras vivaquearon en un pueblo de nuestra Andalucía, sus soldados, bebieron de su buen vino y al acostarse en las tiendas, todos cantando. Al amanecer con la resaca, la diana y el rápido desayuno. Formó su unidad con todo su equipo y a trote los llevo 4 kms a la orilla de un riachuelo. Ahí aprendieron lo negativo del alcohol en la vida militar, opuesto a lo de aquel escritor que decía “con pan y vino se ha conquistado américa“  Seguro que esa enseñanza no la olvidaran o el otro capitán que al ver un soldado llevando una carretilla. Soldado bajito de gafas y que apenas la podía mover por su peso. Le preguntó, que hacía en la vida civil, contestó, estaba terminando ingenieros de caminos_ le respondió _  A que esto no te lo enseñan en  la escuela. Mil casos se pueden contar de lo que se aprendió y aprende en  el ejército

Así vemos se mantienen asociaciones como la mili en el Sahara con reuniones anuales es decir, que a más dura la permanencia, se mantiene mas unidad. Ahí están esas asociaciones de antiguos legionarios o paracaidistas y no hablo de militares retirados. Soldados que hicieron un servicio militar obligatorio y que como es lógico, en un colectivo tan numeroso, siempre habrá detractores o desertores por sus problemas económicos o familiares. Siempre le llevaran a pensar perdió el tiempo. Aún así, había leyes que contemplaban esos problemas eximiendo del servicio militar y a medida que cambian los tiempos, habrá muchos otros aspectos a corregir. Luego siempre, se es susceptible de mejorar.

Lo que si está claro, que todas esas unidades en misiones de paz, aprendieron la base con su primer periodo de instrucción, que es la pertenencia al grupo o mejor el amor a la patria y que si todos pasan por ese periodo, nuestros problemas de unión desaparecerían, y España, sería lo que ha sido a lo largo de su historia, al no existir esa enseñanza en la escuela.  Así, hay quien lo califica de ejercito mercenario o como pasó en la guerra de Africa que hubo el soldado de cota. La nación es cosa de todos, y a todos corresponde servirla y como dice el juramento a la bandera  AL QUE NO SE LO DEMANDE     

Coronel de Infantería Retirado Enrique Barber Buesa