El jueves hicimos pública la calificación por parte de la Mesa del Congreso de los Diputados de nuestra ILP de Libertad de Elección de Lengua.

Dijimos que lo volveríamos a intentar y hemos cumplido. Necesitaremos 500.000 firmas adveradas. Es difícil pero lo podemos conseguir. Hace un año nos quedamos a las puertas y no teníamos la organización y la fuerza de ahora. Tenemos mucho en contra y no solo a los nacionalistas. No escatimaremos en recursos y en esfuerzos para lograr acabar con esta dictadura lingüística.
 
Tenemos aproximadamente tres meses para prepararnos antes de que de comienzo la recogida de firmas. Creemos que será más llevadera que la anterior porque ahora somos muchos más, pero os vamos a necesitar. Os iremos informando.