Era la jornada para la investidura del profanador Pedro Sánchez y su gobierno comunista y frentepopulista. Intervino el profanador, y luego la oposición de la bancada derechista.

El discurso de Pablo Casado, sin ser vacuo, no dio ninguna batalla cultural ni ideológica a la izquierda. Habló un poquito de las maldades del comunismo, citó a Azaña para referirse a que éste había denunciado en 1936 a los separatistas que atacaban a España y poco más. El problema de Casado es que siendo alto cargo del PP, diputado en Cortes desde 2011 y luego Vicesecretario de Comunicación con Rajoy, ha validado y aprobado todas las traiciones y cesiones al separatismo efectuadas por sus anteriores jefes de filas fuera Aznar o Rajoy, cuando se excarcelaban etarras, se derogaba la doctrina Parot, se soltaba al etarra Bolinaga, se permitían dos referéndums ilegales catalanes, se subían los impuestos a extremos confiscatorios o se mantenían y sufragaban las leyes de memoria histórica y aborto. La credibilidad moral de Casado es dudosa y su legitimidad para ponerse medallas patrióticas más que cuestionable.

Pero intervino Santiago Abascal. Y por primera vez en la historia de España, en el hemiciclo, se ha dicho la verdad que todos sabemos y que los buenistas y los cobardes callan: el 70 por cien de los agresores sexuales en "manada" son extranjeros ( que representan un 10 por cien de la población). Lo dice la Policía Nacional, lo reconoce Don Alfredo Perdiguero del Sindicato Unificado de Policía y lo dicen las investigaciones serias silenciadas por la dictadura progre. Pero nadie lo había dicho en el Congreso de los diputados hasta ahora.

También por primera vez se ha defendido la dignidad de los hombres de origen español ultrajada por la manipulación progre y se ha formulado para sorpresa de todos el catalogo de delincuentes sexuales violadores en lo que va de año, y que son todos extranjeros: marroquíes, afganos, africanos y colombianos.

También, por primera vez, se ha remarcado el servilismo de los medios de comunicación a la mentira: sólo dicen la nacionalidad del agresor cuando ésta es la española, y lo hacen para dar pábulo a la falacia feminista que nos criminaliza a todos los hombres de origen español por el hecho de serlo y que quiere sufragar a los chiringuitos de izquierda y feministas que no se manifiestan ni lloran en las plazas cuando los violadores y asesinos son de origen africano o musulmán. Estos medios intoxicadores son fundamentalmente las teles progres que como La Sexta fueron impulsadas y endiosadas por Rajoy/Casado.

También hemos visto pedir el fin de la ineficaz, anticonstitucional y aberrante ley contra "la violencia de género" que el PP y el resto de partidos -salvo Vox- defienden así como exigir una ley contra la violencia intrafamiliar que proteja a todas las víctimas del hogar familiar con mano dura.

También hemos visto cómo era defendida la cadena perpetua para violadores y asesinos como forma de salvaguarda del bien intangible de la vida de las mujeres y los más indefensos. Medida de toda lógica que ningún partido político del Parlamento defiende, salvo los de Abascal.

También se ha visto un tortazo cultural al PSOE recordándole, una vez más, su podrida historia de robos; el saqueo del Banco de España en 1936 y el reparto de parte del botín sustraído para prostíbulos y vicios entre los líderes socialistas y comunistas huidos de España.

Ahora ya hay oposición al socialismo y debate por las ideas tras 40 años de la derechita de UCD y PP de "ohhh que no nos llamen fachas ni racistas". Bravo, Abascal. El sentido común tiene un camino y exige valor.
frase-no-quiero-ser-presidente-de-una-republica-de-asesinos-manuel-azana-102150
Cabe recordar, y Abascal también podría haber citado, aquel pasaje de las “Memorias” de Azaña donde el presidente de la República en el exilio hablaba de que “los separatistas de Cataluña, y el Sr. Aguirre (presidente vasco del PNV) no soportaban que se hablase de España”. Que él (Azaña) no era “españolista ni patriotero”, pero que “estas cosas le exasperaban”. Y que para que ganaran estos la guerra, prefería que lo hiciera Franco, porque con Franco “ya nos entenderíamos nosotros o quién fuese”. Remachaba Azaña su disertación añadiendo sobre los separatistas: “que mientras tanto, venían a pedir más y más dinero”. También definiría Azaña al bando republicano como “incompetentes, tabernarios sin ninguna idea alta”.

El profanador socialista y los comunistas en alianza con el separatismo antiespañol tendrán su gobierno deshonroso y criminal, confiscatorio, de dictadura climática y feminista y de persecución liberticida contra el patriotismo español y nuestra identidad nacional e histórica. Pero desde luego oposición política, van a atener, o eso espero.

Que Pedro Sánchez cite laudatoriamente a Manuel Azaña, el monstruo izquierdista anticatólico que quería imponer su “dictadura de partido” burguesa al estilo PRI mejicano esperando controlar a un Frente Popular que se le fue de las manos, es un anuncio preclaro de las intenciones de la izquierda que va a gobernar para con España y su estructura política e institucional. Los ciudadanos en la calle, en nuestra familia y en las asociaciones y colectivos donde nos integremos debemos batir el cobre de la lucha contra la falsedad histórica y el rancio marxismo que nos esperan movilizando con las ideas y los sentimientos a cuantos quieran luchar por la libertad y la unidad de España en peligroso trance de desaparición.