Día que pasa y nos encontramos una cesión nuevo del gobierno PSOE Podemos a los sepatistas catalanes, en lo que llaman eufemísticamente diálogo y «desjudicialización del conflicto catalán». No sale gratis mantenerse en la Moncloa con los enemigos del estado como aliados en un gobierno cada vez más kafkiano. 

Lo primero que han hecho es sacar de tierras catalanas a varios guardias civiles que investigaban a los CDR y su acción violenta, entre ellas las actividades terroristas de una célula interceptada el pasado mes de septiembre. Esto se suma a la vergonzosa cesión de retirar a la Guardia Civil de las carreteras navarras.

Muchas cesiones en poco tiempo de gobierno, el daño que se hace al acabar la legislatura, si es que la acaba, es irreparable. Esperemos que le pase factura en las próximas elecciones.

En las últimas semanas los efectivos del Servicio de Información de la Guardia Civil han disminuido notablemente en todo Cataluña. La mayoría de los que quedan están solo pendientes del terrorismo islámico. No sería descabellado que próximamente con las presiones de Colau y su pública manía a la benemérita también desaparezcan estos efectivos que tanto bien hacen por la seguridad ciudadana.