Parece otro equipo. Sin apenas resquicios del conjunto que visitó a Las Palmas en su campo, y al que le costó llevarse los tres puntos, el Real Madrid parece haber mutado en el Bernabéu frente al Sevilla, que no ha puesto oposición. Porque, sin apenas esfuerzo, los blancos han goleado a los de Unai Emery, que impotentes no han podido más que ser meros espectadores de un partido que nunca fue para ellos. Y menos en el feudo merengue.

 

Benzema en el 5’, Cristiano Ronaldo  en el 63’, Bale en el 65’ y Jesé en el 85’ han sido los autores de los tantos del Real Madrid. Cuatro goles que bien valen tres puntos. Y algo más que eso. Porque van a ayudar a los jugadores blancos a recuperar la confianza de cara a la Champions, la única competición en la que todavía tienen opciones claras. El Sevilla lo intentó, incluso pudo poner el 1-1 en el marcador, pero Keylor Navas lo evitó. Sigue así siendo el muro de la portería blanca y engordando además su cuenta particular de partidos imbatido. A destacar el regreso de Benzema después de una lesión para completar a la BBC. Una vuelta que se ha notado, y mucho, en el juego de los locales. Cristiano, por su parte, se permitió el lujo de fallar un penalti, que luego defendió con el segundo de la noche para los suyos.

 

Así, y antes del parón de selecciones, el Sevilla se queda en la sexta plaza, mientras que el Real Madrid se coloca a un punto del Atlético en la tabla y a diez del FC Barcelona, que no pudo pasar del empate frente al Villarreal. Toda una declaración de intenciones que lleva a los de Zinedine Zidane a no dar nada por perdido, incluida la Liga. Porque los números todavía salen.