El sector del taxi sigue en pie de guerra frente a los vehículos VTC. La huelga anunciada para esta semana es una medida de presión más, después de varios años de reivindicaciones. Sin embargo, ninguno de los partidos políticos con representación parlamentaria parece tener una respuesta clara para resolver el conflicto.

Así las cosas, las miradas se han dirigido hacia Vox, que ha irrumpido con fuerza en el panorama político y puede convertirse en un actor fundamental para la negociación de acuerdos de gobierno, tal y como han puesto de manifiesto las elecciones andaluzas. ¿Qué opina el partido verde en este asunto? ¿Cómo afrontarían los de Santiago Abascal este dilema regulatorio?

Iván Espinosa de los Monteros, responsable de Relaciones Internacionales de la formación, es también una de las voces autorizadas de Vox en materia económica. Preguntado por esta cuestión en la red social Twitter, el empresario madrileño ha ofrecido algunas propuestas que conjugarían la liberalización del ramo con la compensación a los taxistas por los derechos adquiridos.

  

"Nadie que se haya interesado mínimamente por este conflicto puede pensar que existe una respuesta de 140 caracteres. Lo que sí hay es una responsabilidad clara: la de los políticos cuya incompetencia en este asunto merece un análisis profundo. ¿A qué intereses han obedecido para hacerlo tan mal? Es difícil de explicar", lamentó el dirigente de Vox.

Espinosa de los Monteros continuó su reflexión afirmando que "en Vox tenemos como principio rector la creencia en la libertad y en la libre competencia, en un entorno justo, sin abusos ni trampas que derriben los salarios o evadan impuestos". Refiriéndose específicamente al conflicto entre el taxi y los VTC, añadió que "para resolver este conflicto de forma ecuánime, no va a haber más remedio que compensar derechos adquiridos".

 

La vía australiana

De esta forma, Vox parece abrir la puerta a la vía australiana, que conjugó la liberalización del sector con el pago de una compensación a los taxistas que perdieron el régimen de exclusividad bajo el que habían operado hasta entonces. De esta forma, se procedió a la "compra" de las licencias existentes y se instauró un nuevo marco en el que taxis y VTC compiten en igualdad de condiciones.

La compensación entregada a los taxistas depende del número de años de actividad, de modo que oscila entre los 20.000 dólares australianos abonados a quienes han poseído una licencia desde hace muchos años a los 175.000 dólares que se entregan a quienes entraron en el sistema recientemente.

Por otro lado, Australia ha reducido significativamente las trabas que soportan quienes desean adquirir una licencia de taxi. Bajo el nuevo marco regulatorio, los gastos fijos caen de 20.000 a 5.000 dólares australianos, de modo que entrar en el sistema resulta cuatro veces más barato ahora que se ha procedido a la liberalización.

Asimismo, Espinosa de los Monteros añadió en Twitter que "podemos intentar ser un poco más creativos. ¿Y si se liberaliza poco a poco, por ejemplo en los primeros años cediendo licencias VTC a los taxistas, para que puedan venderla (compensación sin coste público), pasarse a dicha fórmula (si creen que es más rentable) o explotar la licencia (con un tercero)?".

FUENTE:https://www.libremercado.com/2019-01-22/vox-unico-partido-que-habla-de-liberalizar-el-taxi-tras-una-compensacion-previa-1276631717/