Los hospitales de Guadarrama y La Fuenfría han incorporado diversas mejoras para la total recuperación de los pacientes tras su paso por los hospitales de agudos. Estas mejoras, que hoy ha conocido el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, se enmarcan dentro de la apuesta del Gobierno regional por ofrecer una asistencia sanitaria global y coordinada desde el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS). 

Tras un encuentro con los profesionales del Hospital de Guadarrama, el consejero ha comprobado cómo un grupo de pacientes, asistidos para su aprendizaje por el fisioterapeuta, realizan ejercicios específicos para la rehabilitación neurológica y traumatológica gracias a 18 videos editados por la Universidad Francisco de Vitoria.

 

Posteriormente, en el gimnasio ha conocido los ejercicios que gracias a la Realidad Virtual, proporcionados por la Asociación sin Ánimo de Lucro Voluntachies, ayudan a la mejor y más rápida recuperación de este tipo de patologías. Se trata de prácticas de estimulación de las neuronas espejo.

En La Fuenfría, el consejero ha recorrido las 16 nuevas habitaciones individuales de la UCP, Unidad de Cuidados Paliativos, convertida ahora en una unidad específica con su área de ingreso individualizada. Los responsables de este centro, asesorados por expertos, han reformado paredes y decoración y han incorporado neveras individuales, nuevas televisiones y terrazas, que se han convertido en galería con cristales oscilo batientes. También se han instalado nuevos sofás-cama y salas en la misma planta para aumentar el confort de pacientes y familiares.

El equipo que les atiende es multidisciplinar, formado por dos médicos especialistas y un psicólogo clínico que les proporcionan técnicas de los grupos Balint, es decir, una atención que contempla el cuidado emocional del enfermo y sus allegados. Unos 130 pacientes al año de media son tratados en esta Unidad.

Con respecto a las cuatro habitaciones de la Unidad de Tuberculosis (UTB), Ruiz Escudero ha comprobado su total renovación tanto desde el punto de vista del confort como de los más importantes aspectos médicos. Se ha incorporado presión negativa individualizada para que en cada habitación el ambiente sea el más inocuo y se evite cualquier salida al exterior y cualquier posible contagio. Desde 2016, este centro ha tratado a más de 40 pacientes que se han incorporado a su vida normal una vez recuperados.

II Edición de Compartir Navidad: Luna de Diciembre


Por otro lado, por segundo año consecutivo el chef Javier Muñoz ha colaborado de forma solidaria con la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para la elaboración de un menú de Nochebuena para los hospitales de media y larga estancia del SERMAS, bajo el lema ‘Compartir Navidad: Luna de diciembre’.