Los datos están extraídos de un documento difundido por el propio Gobierno andaluz, en el que reconoce que en su plantilla cuenta con 1.459 puestos de libre designación encuadrados en los escalones superiores de su Administración General, que engloba a todos los empleados que no pertenecen a la sanidad, la educación y la justicia.

Si incluye todos los niveles de la función pública, el número de puestos de libre designación —más conocidos por sus siglas PLD— asciende a 2.137. Los llamados PLD son cargos de responsabilidad ocupados por funcionarios bajo la designación directa del político, porque están basados en una relación de confianza.

Según el análisis comparativo que recoge este documento, entre los niveles 30 y 27 de los funcionarios, donde la Junta de Andalucía reconoce tener a 1.459 PLD, Cataluña cuenta con muchos menos, sólo 122. Galicia suma la mitad de puestos de libre designación que la Administración andaluza; 1.170; Baleares, 144; la Comunidad Valenciana, 61, y Cantabria, por último, 43. Según estos datos, la Junta de Andalucía tiene una tercera parte de los puestos «a dedo» de la Administración del Estado, que contabiliza 6.387.

El nivel 30 es la élite de la función pública. Está ocupado por subdirectores y coordinadores, mientras los jefes de serviciopertenecen, en su mayor parte, a los niveles 29, 28 y 27. El Gobierno andaluz esgrime estos datos para defender que Andalucía «tiene unos datos que se sitúan en la media de las comunidades autónomas».

En el informe, destaca que ha reducido el número de plazas identificadas como de libre designación al pasar de 2.425 computados en abril del año 2016 a los 2.137 actuales ocupados por el método de libre designación, «lo que evidencia el importante esfuerzo en el ajuste de los perfiles a estos puestos».

Sin embargo, la transparencia que promueve la Junta de Andalucía con la difusión de este informe sobre los puestos «a dedo» y la conocida como «administración paralela» se quedado en un «striptease» parcial.

El documento «se olvida» de la legión de puestos de libre designación que existen en la sanidad, como los directores de las denominadas Unidades de Gestión Clínica en los hospitales, los jefes de distintos servicios facultativo o los coordinadores. De hecho, entre el 2 y el 8 de enero, con el Gobierno en funciones, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía hasta quince procesos para la cobertura de estos cargos intermedios.

En el documento no aparecen tampoco los numerosos puestos de libre designación ocupados por personal laboral, los denominados SNL (Según Normativa Laboral). Los conserjes, los chóferes de los altos cargos o los auxiliares de cocina del Palacio de San Telmo son puestos de confianza. Tampoco se cuantifican los puestos de libre designación en la educación, como los directores de escuelas infantiles, colegios e institutos.