En las elecciones generales del próximo domingo contamos en León, Zamora y Salamanca con sólo una candidatura regionalista leonesa al congreso y senado: la del PREPAL, integrada por mujeres y hombres comprometidos con nuestra identidad regional, nuestra historia, nuestra cultura y nuestros valores leoneses. Hacen suyo el lema ‘¡Que León no se rinde, que León no se doblega!’; esgrimen datos, propuestas y reivindicaciones actuales para nuestra región histórica que se caracterizan por su transversalidad y hunden sus raíces en el respeto de los derechos y libertades fundamentales -tanto individuales como colectivos-, así como de la Constitución, con los principios de igualdad y solidaridad en ella recogidos.

 

Los leoneses, el PREPAL lo demuestra con hechos, somos constantes y amantes de la legitimidad, aunque nos suponga reveses. Somos conscientes de que la discriminación política con nuestro Reino debe ser denunciada en el Congreso y en el Senado y allí deben ser escuchadas y atendidas las reivindicaciones de igualdad, allí deben tejerse las relaciones con otros grupos políticos para defender nuestras comunicaciones, una fiscalidad diferenciada, una vía legal para acceder a la autonomía que nunca vetó el Tribunal Constitucional.

 

La cobardía, el tacticismo de quedarse en casa o en el vecindario, creyendo que los problemas que sufrimos pueden resolverse sólo en familia o entre los vecinos de nuestra calle y no en la redacción de las leyes y en los organismos nacionales, es un tremendo error. Seremos relevantes cuando seamos capaces de concertar con otros la defensa de nuestros ideales, cuando sumemos a todos en las justas reivindicaciones para nuestro Pueblo y nuestra tierra, cuando recabemos lo que en igualdad con otras regiones y pueblos de España nos corresponde.

 

Después de siglos de ocultación, hoy se coloca en nuestro Reino el origen del parlamentarismo; tras más de cuatro décadas de opresión cultural, las instituciones europeas denuncian la situación en que se encuentra la lengua leonesa y el maltrato que ha recibido por parte de las instituciones y organismos, tanto nacionales como autonómicos.

 

El Pueblo Leonés, la Lengua Leonesa, nuestra Historia, cultura, tradiciones, economía y desarrollo se defienden en Madrid, en el Congreso y el Senado. Como diría Ortega, «existir es resistir, hincar los talones en tierra para oponerse a la corriente. En una época como la nuestra, de puras "corrientes" y abandonos, es bueno tomar contacto con hombres que no “se dejan llevar"». Esta es la actitud del Partido Regionalista del País Leonés, la candidatura que votaré en las elecciones convocadas. Amigos, os animo a hacer lo mismo, a apostar con vuestro voto por una opción que mantiene con arrojo, con más voluntad que medios, una reivindicación regionalista leonesa integradora en España, abierta al futuro en colaboración con todos los que quieran el bien de nuestro Pueblo y nuestra Región.

 

 

Miguel Ángel Diego Núñez.

Autor del libro “Regionalismo y regionalistas leoneses del siglo XX (una antología).”