El Pleno del distrito de Hortaleza de la capital ha aprobado una propuesta de Ciudadanos, con votos a favor de Ahora Madrid y la formación naranja y la abstención de PP y PSOE, que aboga por la creación de un cementerio público de mascotas en la ciudad. Un proyecto que va a ser elevado al Pleno del Ayuntamiento de Madrid para estudiar su viabilidad, y que busca ofrecer a los dueños de animales la oportunidad de enterrarlos y visitarlos tras su fallecimiento.

 

Esta propuesta viene porque, hasta ahora, los dueños de mascotas sólo podían acudir a tres crematorios privados situados en varias localidades de la región, aunque ninguno de ellos en la propia capital. Algunos de ellos incurrían en la vulneración del artículo 51 de la Ordenanza de Limpieza de Espacios Públicos y Gestión de Residuos, que prohíbe el abandono de cadáveres de animales de toda especie y su incineración por parte de sus propietarios, que acababan siendo sancionados. Esto a pesar de que el Ayuntamiento ofrece desde hace años la posibilidad de recoger de forma gratuita en domicilios a los animales fallecidos, para luego incinerarlos de forma colectiva en la incineradora de Valdemingómez, para ello hay que llamar al 010. Es el mismo servicio que ofrecen las clínicas veterinarias previo pago o incluso empresas privadas, que devuelven las cenizas a los dueños por más de 300 euros y ofrecen entierros por hasta 5.000 euros.

 

Este cementerio de mascotas, que no tendría crematorio por los malos olores que generaría, podría instalarse en unos terrenos adyacentes al cementerio de la Almudena, aunque el Ayuntamiento también estudiará otros emplazamientos.