Javier Negre, en charla con el afamado periodista Carlos Herrera y en el espacio radiofónico conocido como «El Informe Negre», emisión radiofónica disponible al público en www.cope.es de fecha 07/01/2019, dedicó su informe a «La Industria andaluza de la Ideología de Género», dejando completamente al desnudo un negocio de tipo clientelar. Según los datos que aportó en su informe el Sr. Negre, el Instituto Andaluz de la Mujer de Andalucía, en el ejercicio 2018, manejó un total de 42.800.000 € para luchar contra la Violencia de Género y de los que tan sólo el 2,8%, es decir, 1,2 millones de euro, se destinaron a la atención directa a mujeres maltratadas. De esos 42,8 millones de euros, 9,5 millones fueron a paran a los generosos sueldos de los 182 trabajadores de ese instituto, resultando una media de 52.000€ brutos al año para cada trabajador de género, 12,2 millones de euros se utilizaron en gastos corrientes y 0,9 en inversiones. De entre los 20 millones empleados en transferencias de capital, 8,5 millones llegaron a los Puntos de Información a la Mujer repartidos por los 786 ayuntamientos andaluces y 3 millones a potenciar el asociacionismo de género, estando registradas en la Junta de Andalucía unas 2.200 Asociaciones de Género y 55 Federaciones que representan a un total de 270.000 mujeres, que es de suponer votan en una a dirección –aclaración del autor. 

 

Por poner un ejemplo de lo que es la esencia de la Industria de Género, vayamos a la Comunidad Autónoma de Andalucía, punta de lanza de las políticas de género a nivel nacional e internacional, motor de un clientelismo que del campo pasó al medio urbano, siempre desde una gestión que ha venido considerando el dinero público –léase Carmen Calvo– como de nadie, dinero que además es susceptible de producir más dinero vía deuda pública o endeudamiento de andaluces no natos. De ahí que está ya rozara los tres mil millones de euros en los presupuestos de 2016, más exactamente 2.997.568.470€, casi un 10% de lo presupuestado en ese ejercicio.

 

Una vez descrito el contexto andaluz, esto es, el marco de una gestión inadecuada y desigualitaria, cabe dejar constancia de partidas concretas destinadas a las políticas de género y que se integran en el entramado contable de la Administración andaluza:

-Consejería de Igualdad y Políticas Sociales:      1.817.551.687€

-Instituto Andaluz de la Mujer:                               41.241.378€

-Ayudas a mujeres víctimas de violencia de género:     619.121€

Es decir, que de los más de 41 millones de Euros que recibe el Instituto de la Mujer en Andalucía, solo el 1,5% (619.121€) se destinaron a la mujeres víctimas de violencia de género. De manera que la Industria de Género o negocio clientelar absorbe el 98,5%, 40.622.257€ en nombre de la mujer, pero a su costa, sin que de esos más de cuarenta millones de euros llegue un euro a las víctimas de violencia de género. Fuente: BOJA 23/12/2015 (pág. 65 y 98)

 

«¡Andalucía imparable!» es el eslogan cuyo objetivo no es otro que engañar a la ciudadanía, soflama que cada vez que la escucho o la leo, siempre me viene a la cabeza algo así como una segunda parte rotunda, verdadera y bien traída como es «¡Cuesta abajo y sin frenos!».

 

José R. Barrios