El siguiente es un pelotazo-batacazo,que refleja lo peor del urbanismo despojado que se seguía antes de la crisis y que se está reproduciendo a los pueblos y ciudades de Madrid, en los que se quieren construir segundas residencias que superan los de una primera vivienda

Sigüenza podía ser patrimonio de la humanidad, ciudad milenaria, paso obligado entre el centro y noroeste de la península, con uno de los obispados con más poder de la península, ya que tradicionalmente el obispo de Sigüenza solía serlo también de Toledo, y por ende de toda la nación, gracias a las minas de sal y la riqueza de la región.

Sigüenza cuenta con un Castillo, Catedral, numerosos edificios señoriales palaciegos, y con más de 20 pedanías, con un patrimonio espectacular de ermitas, iglesias románicas, castillos, etc.

 Un lugar con mucha más importancia de la que daría a entender su población, y con tren, no como michas zonas alrededor de la Comunidad de Madrid, por lo que tarda media hora en llegar a Guadalajara y algo más de una hora a Madrid, menos que desde la mayor parte de la Sierra en hora punta.

Exclusivo, singular, de lujo

El pelotazo de hoy nos lleva 2006, la economía va como un tiro, y la gente gasta alegremente 200.000.-€ o más en una segunda vivienda. Sólo el coste del IBI alcanzará casi los 2.000 € al año, pero que más nos da, todo vale

En esta época se decide construir a unos kilómetros de Sigüenza,en una finca particular (no en una de las pedanías milenarias), dónde no existe ni patrimonio ni población, una urbanización de lujo. (¿Hay alguna que no lo sea?)

La promoción se publicita en el Diario El Mundocon precios desde 180.000 €, (¡Qué barato!)  y pisos de dos tres y cuatro dormitorios, de la siguiente manera, por favor, léanlo con música pegadiza e imágenes espectaculares del entorno, como las anteriores:

“En la boca del pinar de Sigüenza (Guadalajara) se levanta la Promoción Las Casas de la Lastra. Se trata de un exclusivo conjunto residencial de estilo rural, situado en plena naturaleza y dotado de más de 100 hectáreas de espacios libres reforestados, con impresionantes vistas al Pinar de Sigüenza.

Debido a la proximidad que el conjunto guarda con Sigüenza, dispone de todo el equipamiento que ésta ofrece: guarderías, colegios, institutos, supermercados, bares, hoteles, polideportivos, etcétera.

Las alternativas de transporte son variadas. La estación de tren de Sigüenza cuenta con trenes diarios a Madrid, Guadalajara, Soria, Zaragoza y Barcelona. Por carretera, la localidad dista 130 kilómetros de Madrid, a través de la N-II. La ciudad dispone, además, de una línea de autobuses desde Guadalajara.

Un total de 27 viviendas está previsto para la primera fase del proyecto. Todas ellas son chalés adosados, pareados e individuales de dos plantas y de dos, tres o cuatro dormitorios.

Los unifamiliares de dos dormitorios tienen una superficie desde 129,32 m2 hasta 148,08 m2. Las viviendas de tres habitaciones sitúan su superficie en 154,72 m2. La de los chalés de cuatro dormitorios oscila entre 185,61 m2 y 204,37 m2. Además, todos los unifamiliares están dotados de parcela y de terrazas con vistas al pinar de 29,25 m2, aproximadamente.

Las Casas de La Lastra dispone de zonas comunes formadas por: dos piscinas (una de adultos y otra infantil), dos canchas de pádel, vestuarios masculinos y femeninos, un bar (que en su planta superior incluye una zona social) y un pequeño edificio comercial con cuatro locales de 70 m2 cada uno.

Las viviendas, que serán entregadas en la primavera de 2006, tienen un precio desde 184.700 euros.

Existen tres niveles de acabados (normal, alto y lujo) para algunas de las calidades de los chalés. De esta manera, el suelo de salón, dormitorios, baños, zonas de paso, escaleras y zonas exteriores pueden ir en plaqueta cerámica o en tarima flotante (salón, dormitorios y zonas de paso), plaqueta cerámica (baños), tablero de roble o rechapado (escaleras) y ferrogrés (zonas exteriores). Una última opción es la de lujo: tarima de roble en salón, dormitorios y zonas de paso; ferrogrés en baños; tablero de roble macizo en escaleras; y piedra en las zonas exteriores.

Asimismo, los compradores tendrán la posibilidad de elegir la puerta de entrada, que podrá ser blindada, acorazada o acorazada con ventanilla. Las puertas de paso se pueden realizar en tres materiales: roble, pino macizo con cuarterones o roble macizo con cuarterones.

En relación a los armarios, los frentes pueden ser en roble, pino macizo con cuarterones o roble macizo liso. Además, pueden no estar vestidos interiormente o, por el contrario, incorporar forrado, cajoneras y barra o forrado, cajoneras, barra y baldas.”

Hoy esas mismas viviendas han perdido en lujo y 100.000 € de precio por el camino, se venden casi todas con precios entre los 85 y 95.000.-€, y ahora son 15 años más viejas. ¿Alguien compraría un coche con 15 años de antigüedad?

Un poco de historia

La Lastra y el Cerro Lotero los compró un particular en la década de los 70 (no todos los propietarios llegaron a vender) a razón de 1 peseta el metro cuadrado. El cerro Lotero se reforestará después en 1984 con pinos silvestres y laricios.

Con la aprobación en 1990 del planeamiento urbanístico de Sigüenza, toda La Lastra hasta el límite con Alcuneza, se incluye como suelo urbanizable; en el 94, parte del baldío se reforesta con fondos públicos, poniendo pinos carrascos, resineros y encinas; entrado el nuevo milenio empiezan “las casas de la lastra”, principio de una macro urbanización, para muchos felizmente no completada, pero dejando una huella, un “pegote” en el pinar.

Los Altos de las paredes o Llanillos comprado, en parte por el mismo particular de la Lastra, fue vendido posteriormente a la empresa que realizó el gran Polígono Industrial de Sigüenza.

En los baldíos de la Cuerda, Molino de viento y Ontaza se estaba gestando otra gran urbanización con campos de golf con el pinar también a sus pies. Pero el culmen de todas ellas fue El Montecillo, Segontia-golf, 2.800 viviendas llenas de praderas verdes, para pelotas o pelotazos. Con la todavía vigente ley del suelo, un particular, el agente urbanizador, es el que decide en los terrenos de los demás. Los propietarios, si no entran a formar parte de su negocio aportando el montante económico que diga el Agente, son expropiados.

 

En su documentación Comercial se anunciaba así:

El conjunto residencial "Las Casas de La Lastra" se emplaza en la ladera sur de la finca La Lastra, junto al núcleo urbano de Sigüenza, a tan sólo 1.500 metros de distancia de su Plaza Mayor, y se halla orientado hacia el sur y adaptado a la peculiar orografía de la citada finca, que le permite disfrutar de unas espectaculares vistas sobre el magnífico pinar de Sigüenza, sobre el que se eleva, en un entorno natural incomparable.

La primera fase se compone de 27 viviendas unifamiliares aisladas, pareadas y en hilera, ordenadas en un núcleo de tipo rural, que compondrán un conjunto urbano muy agradable, integrado en la naturaleza y con amplios espacios comunes pensados para hacer vida tanto dentro como fuera de las viviendas. Se han diseñado casas de 2, 3 y 4 habitaciones, cuyas superficies van desde los 130 hasta los 200 m2 construidos. Todas las viviendas tienen dos plantas con grandes ventanales y terrazas para disfrutar de las vistas y un jardín de fácil mantenimiento. Las parcelas oscilan entre los 170 y los 300 metros cuadrados, dependiendo de su ubicación en el conjunto. Además, las casas disponen en planta de sótano de un garaje de 50 m2 o un cuarto trastero de 30 m2, así como la opción de añadir una buhardilla habitable bajo la cubierta.

Se ofrecen con dos niveles de acabados, ambos de altísima calidad, con suelos de gres porcelánicos rústicos para exteriores e interiores, pintura plástica en interiores, carpintería exterior de aluminio con persianas motorizadas en dormitorios, cocinas amuebladas, chimenea francesa, sistema de alarmas de intrusión, fuego y fugas de agua y gas, con corte automático de suministros y funciones domóticas como control telefónico de la calefacción, persianas, riego o iluminación.

La entrega de las viviendas de la primera fase está prevista para el mes de octubre de 2006 y la construcción la está realizando la empresa Construcciones M.S., S.A. (CMS), con la financiación de Caja Castilla-La Mancha.

 

Vistas exteriores e interiores del Residencial la Lastra, de un conocido portal inmobiliario

¿Y dónde está el pelotazo, dirán algunos?. Pues en el coste del suelo, pasar de suelo no urbanizable, apto para plantar patatas, a disponer de un suelo apto para plantar ladrillos el suelo vale muchas veces más, luego alguien ha ganado mucho dinero, y luego nos ha dejado este mal recuerdo. Vean las fotos por dentro, de lujo nada.

Hablamos de educar en valores el respeto a nuestros hijos. Pero, ¿cómo podemos evitar esto? ¿De qué manera conseguimos que las familias vayan a los pueblos,  para que los llenen de niños,  para que se consiga asentar a la población,  y que éstas familias tengan trabajo y un futuro?

Así que ya lo saben, si quieren la típica casita de campo, de lujo, todavía están a tiempo, yo no las quiero, ni regaladas.