Sánchez promete prohibir la Fundación Francisco Franco, pero las de izquierda las dejará intactas. Fundaciones que tienen tras su ideología millones de asesinatos no entran en el juego electoral de Sánchez. Tales como la Fundación Pablo Iglesias, Federico Engels, Fundación de investigaciones marxistas.

Pedro Sánchez usó anoche a Franco para salir de todos sus atolladeros. Pedro Sánchez está nervioso, porque ve que quizá le queden menos de una semana en la Moncloa.