La Asociación Memoria Histórica Raíces desea trasladar a la opinión pública que ha recurrido hoy ante la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Madrid la prohibición por la Delegación de Gobierno de un acto de oración previsto para el 24 de octubre y coincidente con la inhumación de los restos mortales de Don Francisco Franco en el Cementerio de Mingorrubio.

Adjuntamos documentos acreditativos de dicha acción judicial ante las autoridades judiciales, tanto el acuse de recibo de la aplicación LexNET como la primera página del recurso presentado.

La Asociación RAICES desea destacar que se han impedido dos derechos fundamentales con esta prohibición gubernamental, de la que no se tiene recuerdo en España desde los bandos del Mariscal napoleónico MURAT en el Madrid de 1808; el de reunión y el de libertad de culto, lo que nos retrotrae a épocas previas de persecución religiosa, la ocupación extranjera de nuestra Nación y la discriminación por razón de fe.

La Delegación del Gobierno habla en su negativa de colectivos “afines” a esta Asociación, que están especialmente activos en Cataluña y que lo estuvieron recientemente en la Plaza de Callao de Madrid, y en base a esa afinidad, que es falsa, deduce que se van a producir problemas de orden público durante la oración en Mingorrubio. Es decir, que nos achacan la violencia de grupos violentos de la extrema izquierda e independentistas, para prohibir nuestro acto de oración.

Esta Asociación es una asociación legal y responsable conformada por personas pacíficas y respetuosas con La Ley y el Orden; pero parece que este Gobierno no tiene el valor de prohibir las manifestaciones violentas en Callao (Madrid) y Cataluña, pero le sobra fuerza bruta para prohibir una concentración pacífica de oración en Mingorrubio.

Es evidente que Pedro Sánchez y sus adláteres actúan como el Emperador romano NERÓN y sus pirómanos; han prendido fuego a la ciudad de Roma y le echan la culpa a los cristianos.

Pero Nerón cayó, y hoy tiene el desprecio de la Historia; el mismo que le espera al actual Presidente en funciones.

Esta Asociación entiende que tiene muchas posibilidades de ganar este procedimiento, y que cuando lo haga, iniciará de forma inmediata una acción penal contra los responsables, porque los derechos, en épocas de catacumbas jurídicas como las actuales, se deben defender con fuerza excepcional y con argumentos jurídicos sólidos como los expuestos en nuestro recurso contencioso administrativo.