Por los rojiblancos marcaron Griezmann (28’) y Correa (80’). El ‘Cholo’ y los suyos tienen ahora que centrarse en la Liga BBVA, después de perder en la última jornada el liderato en solitario de la tabla, y en la Champions League, donde Simeone tiene puestas todas sus esperanzas y su orgullo.

 

Mucho tendrá que mejorar la defensa atlética si quiere continuar jugando al nivel al que venía haciéndolo hasta la segunda parte de este partido, cuando el Celta ha aprovechado todos los fallos del rival para marcarse un merecido pase a semis de la Copa. No está acostumbrado el Atlético de Madrid a recibir tres goles en un mismo partido, por lo que ha tenido que esmerarse más de la cuenta durante la última parte para acercarse al Celta. Aunque no ha sido suficiente.

 

Hay que mencionar la aparición de Óliver en el campo en la segunda mitad, cuando Simeone, ya a la desesperada, quiso que jugara después de más de un mes desaparecido del terreno de juego. Correa, a pesar de haber salido también en el segundo tiempo, fue el mejor de la noche y autor del segundo gol de los locales. Ése que insufló algo de esperanza al Atlético de Madrid durante el último tramo del partido. Pero la remontada no pudo ser.