Según afirmó el director gerente de la FFE, César López, este proyecto centrado en el turismo ferroviario, fruto de la unión de la iniciativa privada y pública, tiene como objetivo “preservar una locomotora histórica”.

Por su parte, el delegado de Patrimonio de Madrid, Manuel Terrón, aseguró que este proyecto contribuye a que los viajeros conozcan el patrimonio y los bienes nacionales de San Lorenzo y del Monasterio y Real Sitio de El Escorial, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, así como el patrimonio ferroviario a bordo de este tren histórico.

El director de Turismo de la Comunidad de Madrid, Carlos Chaguaceda, concluyó el acto afirmando que este tren aporta un servicio tanto a turistas como a instituciones (Patrimonio y Ayuntamientos), y recordó que Madrid lidera en España el crecimiento turístico internacional.

El Tren de Felipe II ofrece a los viajeros un trayecto de 50 minutos a bordo de un tren histórico que parte cada día (excepto los lunes) desde la Estación de Príncipe Pío a las 10.20 horas, hasta San Lorenzo de El Escorial y que regresa a las 18:15 horas.

Este nuevo proyecto de ALSA y la FFE está compuesto por una locomotora diésel y por cuatro vagones, construidos en los años 40 del siglo pasado, restaurados por la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Venta de Baños (Palencia), y que cuentan con una capacidad máxima de 232 plazas.

Este tren completa la tercera ruta de trenes turísticos que existen actualmente en la Comunidad de Madrid, junto al Tren de la Fresa de Aranjuez y el Tren de Cervantes de Alcalá de Henares.