El Centro Cultural de Paracuellos de Jarama acogerá el próximo miércoles 28 de noviembre, a las 19:00 horas, un concierto en honor a Santa Cecilia, patrona de la Música.

Organizado por la Concejalía de Cultura, correrá a cargo de los alumnos y profesores de la Escuela Municipal de Música de Paracuellos. La entrada es gratuita y tanto los responsables de la concejalía como de la escuela invitan a todos los vecinos del municipio a acercarse al auditorio y disfrutar del concierto.

El programa previsto es el siguiente:

* Jimena Coco (chelo), Beltrán Coco (viola), Marcela Coco (violín): ‘Oboe de Gabriel’ (B.S.O) de La Misión, de E. Morricone.

* Angélica de la Fuente (piano) y Javier Murillo (flauta): ‘Concierto 2º movimiento’, de Reinecke.

* Marisa Rodríguez (piano): ‘Palmeras en la nieve’, de P. Alborán.

* Grupo de flautas (Ángeles Díez, Paz Montes, Alejandro López y Javier Murillo): ‘Pavana para un infante difunto’, de M. Ravel.

* Aitor Hernández (guitarra) y J. Manuel Mateos (clarinete): ‘Oblivium’, de A.Piazzolla.

* Isabel Izquierdo (piano): ‘The cider house’, de Rachel Portman.

* Taller Coral: ‘California dreaming’, de The Mamas and the Papas.

* Javier Subías (voz y guitarra): ‘One’, de U2.

* BESK: Silvia Triguero, Erika Toscano, Karen Ikul-Kama, Blanca Carrio (voz, teclados y percusiones): ‘Shape of you’, de Ed Sheeran y ‘Believer’, de Imagine dragons.

* Combo Jazz: Patricia Castillejo (voz), Francisco Arenas y Ricardo Toscano (saxos), J. Guillaume Artiñano (batería), Rodolfo Ramos (bajo) y David Trinchant (piano): ‘Fly me to the moon’, de B. Howard y ‘Boogie stop shuffle’, de Ch. Mingus.

 

* Orquesta, Miguel A. Sánchez (guitarra eléctrica), Rodolfo Ramos (bajo), David Trinchant (piano) y J. Guillaume Artiñano (batería): ‘Juego de tronos’, de R. Djawadi; ‘Bond, James Bond’, arreglo de R. Longfield, y ‘Smoke on the water’, de Deep Purple.

En 1594 Santa Cecilia fue nombrada patrona de la música por el Papa Gregorio XIII y, a través de los siglos, su figura ha permanecido venerada por la humanidad en ese padrinazgo. Su fiesta es el 22 de noviembre, fecha que corresponde con su muerte y que ha sido adaptada mundialmente como el Día de la Música. El padrinazgo de la música le fue otorgado por haber demostrado una atracción irresistible hacia los acordes melodiosos de los instrumentos. Su espíritu sensible y apasionado por este arte convirtió así su nombre en símbolo de la música.