Teresa Castal desde los quince años forma parte de las sopranos más destacadas del país. Inició su carrera en las más importantes compañías líricas y pronto es contratada por José Tamayo para su "Antología de la Zarzuela" con la que recorre el mundo entero como primera solista.

 

Su versatilidad hace que cante óperas como Traviata, Turandot, La Boheme hasta musicales, oratorio además de ser una importante actriz. Ha cantado con Plácido Domingo, José Carreras, Renato Bruson, Leo Nucci, Ainhoa Arteta, Montserrat Caballé. Teresa Berganza....en teatros como Teatro Real, teatro de la zarzuela, Madison Square Garden, ópera de Roma, ópera de Sidney, Fesival de Tokio...Además de cantar también es profesora de canto y vocal coach en diversos musicales, óperas y zarzuelas y productora. En esta entrevista repasa brevemente su trayectoria y reflexiona sobre la música.

 

¿Por qué decidió dedicarse a cantar?

La verdad es que he cantado desde pequeña, recuerdo toda mi vida cantando. Mis vecinos son los que animaron a mis padres a que estudiara canto.

 

¿Qué siente cuando canta?

Es lo más grande del mundo, el estar en un escenario no se puede comparar a nada, me convierto en una persona distinta y los que me conocen bien lo dicen, normalmente soy una persona muy tímida en mi vida personal, pero subo a un escenario y me crezco.

 

¿Qué es la música para usted?

La música ha formado parte de toda mi vida, en casa apenas se escuchaba música, pero tenía algo natural que me llevó a ello. Con seis años cantaba lírica sin haber oído jamás una ópera ni una zarzuela, era algo innato en mí.

 

Y una vez lo tuvo claro, acabó siendo soprano, ¿qué es lo que requiere para serlo?

Una soprano lo es las veinticuatro horas del día, es una forma de vida más que una profesión, requiere mucho sacrificio: estudio, cuidarse física y psicológicamente... Todos los cantantes cuidamos nuestro instrumento, que es la voz, lo que hace siempre evitar posibles catarros, gripes... Es una profesión altamente difícil.

 

Soñó con la ópera y luego descubría que existía...

Exacto, como he dicho de pequeña ya cantaba lírico, pero ni sabía que existía, me acuerdo que un vecino que me preguntó un día si me gustaba la ópera, porque me había escuchado desde casa y le respondí “que no sabía que era eso”, tendría siete años.

 

Y también se ha adentrado en la zarzuela, musicales etc....

Yo empecé en la zarzuela, ya que mi primera maestra de canto la Maestra Marco era uno de los referentes de este género. Ella me presentó a José Tamayo al que hice una audición y me contrató para su “Antología de la Zarzuela” con la que recorrí todo el mundo. En cuanto a los musicales siempre me han fascinado, vi Evita con diez años y me maravilló, más tarde pude hacer “El fantasma de la ópera” y espectáculos sobre este género y me ha encantado hacerlos.

 

En este momento colaboro con Plácido Domingo jr. como vocal coach en su musical “Vlad”.

 

¿Qué supone para usted dedicarse plenamente a lo que le gusta?

Para mí es un lujo haberme podido dedicar a lo que me gusta durante tantos años, ya que empecé con quince. Ahora además de cantar me interesa mucho la dirección tanto musical como actoral y la producción de espectáculos.

 

¿Cuáles han sido los momentos más felices de su carrera?

La verdad es que ha habido muchos: la primera vez que canté con Plácido Domingo, mi primera Traviata (mi personaje favorito), cuando canté Turandot, el Teatro de la Zarzuela, el Real, el Madison Square Garden....

 

¿De cuáles se siente más orgullosa?

En España es una auténtica pena que no haya cultura musical, nuestro propio género lírico como es la zarzuela no lo valoramos. Yo he tenido la suerte de ver como fuera de aquí la gente se queda maravillada e incluso pide bises en todas las funciones, pero aquí no pasa eso.

 

¿Por qué en España hay poca cultura musical en relación a otros lugares de Europa por ejemplo?

Es cuestión de fomento en colegios y que los padres alienten la música en los niños. El otro día me contaba una amiga profesora que habían llevado a los alumnos a una ópera adaptada para niños y los propios padres/madres decían que era “un rollo”, así es imposible.

 

¿Cómo valora la labor de El Correo de Madrid?

Me parece maravilloso y hacen una gran labor, por lo que les doy la enhorabuena.