Este showroom, situado en la céntrica Glorieta de López de Hoyos número 5, cuenta con una superficie de más de 300 m2, y es un espacio donde el cliente podrá comprobar de primera mano la combinación y presencia real de los colores de sus carrocerías, las texturas de los cueros y las infinitas posibilidades que la fabricación artesanal de Aston Martin ofrece a sus clientes para la configuración de sus vehículos. 

El servicio postventa se ofrecerá en la calle Manuel Tovar número 12 y contará con 1.500 metros cuadrados de taller. Al igual que la parte comercial, el equipo de postventa ha sido formado en las instalaciones de Aston Martin en Gaydon (Reino Unido) y han superado holgadamente los requisitos impuestos por su departamento técnico para garantizar la mejor calidad en las reparaciones y el mantenimiento de los productos de la marca inglesa.

Aston Martin ha confiado en su regreso a la capital en la experiencia de la familia González, de gran tradición automovilística en Madrid. Tayre Automoción nació en 1965 como el primer concesionario Alfa Romeo y Ferrari en España. Posteriormente fue incorporando diferentes marcas a su cartera y en la actualidad gestiona desde Mercedes Benz a Maserati, pasando por Jeep o Morgan. Aston Martin llega ahora para cubrir la parte más alta de su gama y atender así a la demanda de esos clientes del grupo que necesitan algo más.

Para Thomas Kiesele, Presidente de Aston Martin en Europa, la incorporación de Tayre “garantiza que Aston Martin estará perfectamente representada en Madrid. En estos momentos, buscamos partners potentes que sean capaces de acompañarnos y aceptar el reto que el Second Century Plan representa. Necesitamos concesionarios que quieran y puedan crecer con nosotros”.

Para Moisés González, miembro de la familia propietaria de Tayre, incorporar Aston Martin al grupo “ha sido un sueño hecho realidad después de mucho tiempo trabajando discreta e intensamente.  Aston Martin representa la máxima expresión de la elegancia y la deportividad en el mundo del automóvil. Queremos garantizar a nuestros clientes y amigos un nivel de atención que la marca no ha tenido nunca antes en la capital”.