Ver los telediarios de TVE1 es como escuchar una rueda de prensa de Ferraz, pero hay cosas que rozan el delito de odio, como la noticia  en relación a la beatificación de las 14 mártires Concepcionistas Franciscanas que tuvo lugar ayer en la Catedral de la Almudena en Madrid, noticia que no duró más de 15 segundos, por cierto. Pues en esos 15 segundos le dio tiempo al presentador ha decir varia inexactitudes históricas, que viniendo de la 1 no son casuales... dijo textualmente que a las 14 Mártires "las hicieron desaparecer después de ser expulsadas de sus conventos" Y se quedó tan ancho. Desaparecieron como por arte de magia, es como cuando se dice "murió Jose Antonio". No las hicieron desaparecer, las asesinaron por ser monjas y las beatifican por soportar la persecución religiosa por soportar el odio precisamente a la fe, de los predecesores de los que hoy mandan en los telediarios de la 1.

 

Ocultan que estas 14 mujeres, más de la mitad de ellas mayores, fueron primero denunciadas por su condición de consagradas, después buscadas y detenidas por milicianos, después fueron humilladas vejadas y maltratadas violentamente hasta que, finalmente, fueron asesinadas. No pedimos que hagan un resumen de como fueron perseguidas, violadas y asesinadas, pero por lo menos un poquito de dignidad y veracidad.

WhatsApp_Image_2019-06-23_at_13.16.42

Nosotros les resumimos la historia para aclarar como desaparecieron por arte de magia:

Diez de ellas pertenecían a la comunidad madrileña del monasterio de San José; dos a la comunidad de Escalona (Toledo), y las otras dos a la de El Pardo (Madrid).

 

Mártires de San José

En 1936, las monjas del monasterio de San José fueron expulsadas del mismo. Algunas hermanas pudieron refugiarse en un piso de la calle Francisco Silvela, 19. Sin embargo fueron denunciadas en noviembre de 1936 por la portera de un edificio vecino. Los milicianos las detuvieron, subiéndolas en un camión. Nunca más se supo de ellas. Desde el 14 de junio de 1946 se cambió el nombre de la calle Luis Sagasti de Madrid por el de calle de las Mártires Concepcionistas.

 

 

Mártires de El Pardo (Madrid)

En 1936, las religiosas fueron expulsadas de su monasterio. Aunque fueron acogidas por varios vecinos, terminaron siendo expulsadas del pueblo, salvo dos hermanas que se refugiaron en la casa familiar del capellán del monasterio. Posteriormente fueron descubiertas en casa de unos bienhechores por los milicianos. Las monjas, que lograron que sus bienhechores fueron puestos en libertad, fueron fusiladas en la madrugada del 22 de agosto de 1936 cerca de Vicálvaro. 

El 24 de mayo de 1939, gracias a una fotografía tomada por el sepulturero, los cuerpos de las Mártires de El Pardo fueron trasladados al monasterio de El Pardo. Desde el  28 de noviembre de 2015 sus restos se veneran en el protomonasterio casa madre de Toledo, junto a los de la fundadora de la Orden de la Inmaculada Concepción, santa Beatriz de Silva.

 

 

Mártires de Escalona (Toledo)

En 1936, las monjas de la comunidad de Escalona fueron expulsadas de su monasterio, siendo trasladadas a la comandancia de la localidad, donde las interrogaron y presionaron para renegar de la fe y abandonar la vida religiosa. Fueron encarceladas en una cárcel habilitada en un convento de capuchinas. Fueron fusiladas en octubre de 1936.

 

En la casa madre de las concepcionistas franciscanas de la Orden de la Inmaculada Concepción (Toledo), se ha habilitado la capilla dedicada a las 14 mártires. Allí se celebrará una Misa de acción de gracias el sábado 29 de junio, a las 11:30 horas, que estará presidida por monseñor José Carballo, OFM. El arzobispo de Toledo, monseñor Braulio Rodríguez, también presidirá una solemne Eucaristía de acción de gracias en la misma iglesia el sábado 6 de julio a las 19:30 horas.