Fue en el programa que presenta y dirige Susana Griso en Antena 3, Espejo Público. La entrevista iba en unos cauces académicos en las que Utrera Molina, colaborador entre otros del Correo de Madrid, desgranó la situación desde un nivel jurídico impecable y entonces Susana Griso dió paso a sus colaboradores que como siempre estaba el "perejil" de todas las ensaladas televisivas, Elisa Beni, la cual empezó a destilar odios y a poner en entredicho lo que en algún escrito personal, bien en su Blog, en el Correo de Madrid, en el ABC o la Razón, había dicho alguna vez Utrera Molina. No la dejó seguir, con educación y templanza. La cortó sin ningún aspaviento, sin ningún mal modo y la dijo "Cuando quiera alguna entrevista personal sobre mi, me llama y se la doy, pero hoy estoy aquí como abogado de la familia Franco". La cara de la Beni se demudó, balbuceaba y cuando fue a seguir, fue la propia Griso la que dio paso a la siguiente tertuliana, un poco, queriendo decir "Cállate guapa, que este no es uno de los invitados a llos que tú estás acostumbrada".

Cuando a la Beni y a otros periodistas a sueldo del buenismo político, les saca del barro, del insulto y lo soez, lo mejor que pueden hacer es quedarse en casa y más si el presentador o la presentadora, quieren escuchar al invitado que es lo que ayer y sin que sirva de precedente le pasó a la Griso.

Un zasca de los que hacen época que servirá de ejemplo en la historia de la televisión para enseñar a los invitados como dejar fuera de juego a una mal educada como la Beni. Como demostró Utrera, ante estos solo hay un camino; la educación. Les saca de quicio y les descoloca. No se lo pierdan: