Luis Balcarce (Buenos Aires, 1973) es periodista. Estudió en la Universidad de Buenos Aires y realizó un Máster en Ciencia Política becado por la Fundación Adenauer en ESEADE. Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España. Tertuliano de radio y televisión, es experto en la información sobre medios de comunicación. Ha sido subdirector del programa Rojo y Negro en Radio 4G, subdirector de Diario Exterior y columnista de Libertad Digital, entre otros medios. Es autor del libro 'Prisa: liquidación de existencias' (Foca, 2018). Pueden seguirlo en Twitter: @lbalcarce

 

En esta breve entrevista dialogamos sobre su labor como redactor jefe en Periodista Digital y el cambio tan grande que está sufriendo el mundo de la comunicación. Valora mucho la labor de El Correo de Madridy siguió con atención el fichaje de Eduardo García Serrano. Asegura que dará al medio un aluvión de nuevos lectores porque Eduardo tiene seguidores muy fieles.

 

Usted se incorporó al periodismo relativamente tarde, ¿Cuándo vio clara su vocación?

 

No tuve vocación periodística hasta muy tarde. Vagabundeé demasiado tiempo entre la filosofía, la economía y el pensamiento hasta darme cuenta de que el periodismo era mi verdadera pasión. Creo que me hice periodista para incomodar, para contar aquello que algunos no quieren que se sepa. En Periodista Digital decimos que nuestra misión es llevar algo de alivio al débil y cierta intranquilidad al poderoso.

 

¿Qué supone ser redactor jefe de un medio como Periodista Digital?

 

Supone una gran responsabilidad y un privilegio. Supone saber llevar equipos y conectar con la gente que trabaja contigo. Ilusionarles y plantarles retos para que no se desmotiven y que vean que pueden confiar en ti. Por suerte he tenido la suerte de estar rodeado de excelentes periodistas, que me lo pusieron muy fácil.

 

Sin duda son una referencia, a pesar de tener competir con gigantes mediáticos…

 

Periodista Digital es una referencia porque es un medio desenfadado, que implantó un modo diferente de contar las noticias, con un lenguaje claro y sin complejos. Siempre ha ido a su bola, a contracorriente. Al mismo tiempo fuimos pioneros en la aplicación de las nuevas tecnologías: fuimos los primeros en ir a una rueda de prensa con un iphone y un ipad. Sucedió en enero de 2011. Nos miraban como si fuéramos extraterrestres. Ahora vamos a ser el primer medio digital en emitir todos los días en directo. Somos pequeños, pero siempre intentamos superarnos, ir un paso por delante del resto.

 

¿Qué aporta Periodista Digital al amplio panorama de la prensa digital?

 

Ningún medio cubre la información de medios como lo hace Periodista Digital. Contamos al minuto lo que se está diciendo en las televisiones y en las radios y eso es muy importante porque le damos al lector elementos para que saque sus propias conclusiones a la hora de saber qué medio le está engañando y quién le está diciendo la verdad. Y eso es crucial en una época en que la gente hoy vota no sólo contra partidos políticos, sino también, cada vez más, contra los medios, todos esos medios que forman la ‘Brigada del Consenso Progre’, que hasta ahora se creía intocable.

 

También colabora en Radio Ya, una radio de calidad y en crecimiento, pero no tan masiva al salir solo en Internet…

 

Todo surgió por mi amistad con Rafael López-Diéguez y Javier García Isac. Soy un verso suelto en esa radio, en la que puedo opinar de todo con total libertad. Es un milagro que una radio tan pequeña tenga hoy casi 300.000 oyentes. La gente está harta de los medios tradicionales y busca otros medios para informarse. Radio Ya es uno de esos medios.

 

¿Cómo valora la labor de El Correo de Madrid?

 

Siempre es una excelente noticia que surjan medios nuevos y sobre todo que cubran la realidad de Madrid, de la que no habla nadie, aunque parezca mentira. Los madrileños y sus necesidades están olvidadas por los medios. Seguí con atención el fichaje de Eduardo García Serrano, que estoy seguro le dará a El Correo de Madrid un aluvión de nuevos lectores porque Eduardo tiene una parroquia de seguidores muy fiel.

 

Estos medios pequeños molestan y suelen ser ninguneados por la prensa del sistema…

 

Y ese ninguneo ahora no es nada comparado al que había cuando yo entré en Periodista Digital hace más de diez años. Te miraban con asco como si fueras un leproso. Ni siquiera se ponían al teléfono. Nos copiaban las noticias sin citarnos porque para ellos no éramos periodistas sino unos aprendices. Nos despreciaban porque creían que solo ellos tenían el derecho de pernada para ejercer el periodismo. Hoy te llaman para que les saques (o no) en portada cada vez que dicen una chorrada en las tertulias.

 

Sin embargo, en las redes sociales cada vez hay más presencia de estos medios y menos de los grandes…

 

Mi hija de 14 años no sabe quién es Susanna Griso, pero pregúntele por cualquier Instagramer y se sabrá su vida y obra completa.

 

La gente valora cada vez más la valentía en decir la verdad.

 

Un matiz. No podemos ser tan arrogantes de creer que somos los únicos en decir la verdad. Lo que la gente valora es que hablemos de todos esos temas como la inmigración o la defensa de España sin pelos en la lengua y no en voz baja, como nos obligaban los progres.

 

¿Cree que en un futuro los medios pequeños e independientes acabarán desbancando a los grandes?

 

Eso ya está pasando. Hay instagramers, youtubers y tuiteros que ganan fortunas y son seguidos por millones de personas. Cada vídeo del youtuber español Auronplay tiene más de 4 millones de visitas en menos de 24 horas. Ya le gustaría a Pablo Motos tener esa audiencia.

 

De cara a las elecciones generales, ¿Cuál sería su pronóstico?

 

Soy muy malo tirando las cartas del tarot. Lo único que puedo decirle es que todas las encuestas son falsas y no hay que hacerles ni caso. Son propaganda e intoxicación política. Espero que VOX arrase y que el PP no se hunda.

 

¿Qué factores de última hora pueden determinar el voto?

 

Ninguno. La gran mayoría de la gente ya sabe a quién va a votar.

 

La cosa está muy apretada, pero simplificando, ¿se podría decir que hay una pugna entre la España y la anti España?

 

No. Hay una pugna entre la libertad y sus enemigos. Nadie es más español que nadie.