La noticia la PUEDES LEER AQUÍ, que el Mundo la narra de la siguiente manera:

No esconde Álvaro Romero Ferreiro, editor de Franco, una biografía en imágenes (SND Editores), que el libro es una reivindicación de la figura del Caudillo ahora que muchos lo han convertido en inesperado protagonista político. Aunque aclara que "no es un libro oportunista, pero sí oportuno". Porque sólo la casualidad ha querido que su publicación coincida con la exhumación de los restos del dictador del Valle de los Caídos. Las primeras conversaciones con los herederos y con la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF), de donde procede el grueso de las imágenes, son de 2017. Y tras dos años de riguroso trabajo historiográfico se puso a la venta hace unas semanas. El resultado, más allá de lo ideológico, es uno de los documentos más valiosos de los publicados en los últimos años sobre la figura de Franco y, por extensión, de la evolución de la sociedad española a lo largo de las casi cuatro décadas de su régimen.

Y en eso consiste su oportunidad. En que por primera vez, unos historiadores han accedido al archivo de las aproximadamente 6.000 imágenes que custodia la FNFF, de las cuáles han sido seleccionadas y tratada por Dionisio Rodríguez, unas 1.600, el 70% de ellas inéditas.

Su valor es que fueron hechas por fotógrafos que le acompañaban en sus visitas y sus actos políticos y que, como Pepe Campúa, Canceliño, Sanz de la Hoya o Alberto Martí entraban dentro de su círculo de amigos personales. Por eso, lo retratan sin permiso en la intimidad con Carmen Polo y su hija, besándola, en esos momentos en los que Franco era "sólo Paco", sin uniforme y con atuendo informal, sosteniendo a sus nietos en brazos en los sucesivos bautizos conforme se iba ampliando la familia, jugando con ellos en la playa o en los jardines de El Pardo, grabándoles con su tomavistas Super 8 o enseñándoles a manejar una cámara de fotos. También, en el estudio de pintura, su gran afición, con sus cuadros, muchos de ellos desconocidos, como los retratos de su hija Carmen, jugando al golf con el futuro Rey Juan Carlos, en monterías y cacerías, en las habituales jornadas de pesca en ríos o a bordo del Azor, en la Feria de Sevilla, en repletas plazas de toros y en el callejón con los matadores (ManoleteBienvenidaPaquirri...), recibiendo a los principales deportistas del momento (SantanaLegráUrtainÁngel Nieto...) o agasajado en los palcos por los presidentes del Real Madrid y el FC Barcelona.

Otra sustancial parte del libro, que ha sido escrito por el historiador y catedrático Francisco Torres García, está dedicado a la actividad política del Caudillo, tanto la diplomática, recibiendo a la mayor parte de los presidentes y jefes de Estado de la época, como De GaulleEisenhowerNixonNasser, el sha de PersiaHassan II..., como en los baños de masas con los que era recibido en inauguraciones y visitas a fábricas, escuelas, hospitales... No podían faltar, por supuesto, fotos en la intimidad con cardenales purpurados y miembros de la Iglesia, abrazando a Santiago en la catedral compostelana, besando a la moreneta en Montserrat o arrodillado frente al Sagrado Corazón de María. Y con los Príncipes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, tan cercanos entonces y a los que quería como si fueran sus hijos.

Una biografía en imágenes que aunque sólo muestre la cara amable del régimen, merece ser visitada.

WhatsApp_Image_2019-12-07_at_13.28.51

La noticia en la edición de papel