En relación al artículo de su colaborador, don Rafael Nieto, titulado "Insultando a Cristo por Navidad", y a noticias que queda claro que no son falsas porque hasta medios digitales veraces y valientes como www.elcorreodemadrid.com y como www.hispanidadcatolica.com y www.aciprensa.com han hecho constar recientemente (de los medios marxistas y pro-judíos o judíos, enemigos de Jesucristo Nuestro Señor, la sextalin, la cuatro hoces, martillos, puños y rosas, la sierva de satanás, el grupo prisaovíetico, el paisoe, televisión antiespañola, el mundo obrero, expansión liberal socialdemócrata, el abecedario judeo-liberal, la razón jacobina, libertad de mercaderes digitadineralespantajo radio, etc., se podría esperar cualquier cosa), la referencia que esa pocilga mediática de ricos progres (creo que es una telebasura de estas modernas, de pago), Netflixhace sobre Jesucristo Nuestro Señor, Verdadero Dios y Verdadero Hombre, Dios Hijo Redentor del mundoy de la Santísima y Bienaventurada y Siempre Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, Reina del Cielo y la tierra, refleja el grado extremo de enfermedad, de locura, de desesperación y de envenenamiento de odio a Dios Nuestro Señor y a todo lo bueno y santo, el odio al Bien y a su Infinita Misericordia para con los que no somos nada más que polvo y barro, indignos de estar bajo sus pies y también para los propios ateos (soberbios sin tasa), aún enemigos de Cristo y que abusan de ella, que tiene buena parte de la "humanidad", aunque, tal vez, cabría calificarles de la estirpe de la serpiente satánica sembradora de cizaña, que no hombres y mujeres creados por Dios a Su imagen y Semejanza.
 
Insultar a Dios Nuestro Señor y a la Santísima Virgen María (a quien tanto queremos los católicos, razón de ser de nuestra existencia y de toda nuestra vida y actos) de esa manera, además de suponer un abuso incontrolado de la Infinita Misericordia de Jesucristo mismo (revelada al mundo a través de Santa Faustina Kowalska hace menos de un siglo), refleja el concepto satánico y corrompido que del AMOR tiene esa parte del mundo enferma y condenada a la incineración eterna entre las llamas del Infierno, de la gehenna de fuego que nunca se apaga (del que tantos santos y santas nos han advertido con gran temor a lo largo de la historia) por su propia soberbia, voluntad y resistencia a la santa y sincera conversión, por engañarse a sí mismos y creerse ellos mismos "dioses". Para esa parte de seres o alimañas o lo que sean, el AMOR, no es más que lo que el macho hace montado encima de la hembra en celo, lo que hace la prostituta con su cliente, lo que hace el promiscuo o el adúltero, sin ningún tipo de consideración hacia su esposa o hijos, con sus mancebas o idem de las promiscuas o adúlteras con sus mancebos, lo que hacen los sodomitas orgullosos uno detrás del otro (por cierto repasen el Génesis sobre Sodoma y Gomorra y el exterminio de sus homosexuales y lo que sobre estos escribe San Pablo en Gálatas si no dan crédito a lo expuesto), lo que las alimañas (inmensa mayoría o totalidad de ateos, porque ya sabemos lo que Jesús nos enseñó sobre escandalizar a uno de estos más pequeños...) hacen con niños y niñas, etc. Esa es su concepción del AMOR. Es la concepción del que no tiene alma, del animal que se mueve por instintos o la del diablo que trata de arrastrar almas al infierno por medio de ridiculizar a Dios y a todo lo bueno, incluso creando complejos en los débiles, en los veletas y pusilánimes, del que no tiene otro horizonte de esperanza que el de la materia que le rodea. Son dignos de lástimas más que de odioCómo debe ser su desesperación al vernos felices y alegres en Navidad festejando la venida, el abajamiento de Dios entre nosotros, que han de tratar de insultarnos con un odio propio del que no tolera el amor entre esposo y esposa, el amor entre padres e hijos, el amor entre abuelos y nietos, el amor entre hermanos y amigos, que es la amistad, y, sobre todo, el Amor a Dios, a Jesucristo (a quién debemos TODO lo bueno de nuestras vidas de principio a fin y nada de lo malo, que es culpa nuestra y solo nuestra) y a la Virgen María y todos los santos y santas que interceden por nosotros desde el Cielo. Esas personas, enfermas o demonios encarnados o lo que sean, no entienden o quieren entender que el AMOR es DONACIÓN, es darlo todo por Dios, por tu esposa, tus hijos, tus padres y hermanos, tus amigos (porque no hay mayor amor que el que da la vida por sus amigos), por tu patria (por nuestra querida España. Bendito privilegio el de haber nacido español. Gracias Señor. Gracias mil y un millón de veces), por el prójimo e incluso por los enemigos (por quienes hay que rezar, aunque nos duela en el fondo del alma y les combatamos incluso derramando la sangre nuestra y la suya cuando ya no hay más remedio, porque Jesús murió perdonando a los que le crucificaron con aquello de "Perdónales, Padre, porque no saben lo que hacen", y porque no es más el siervo que el amo, no somos más que Nuestro Señor). No entienden que el AMOR es procurar el BIEN máximo a las personas amadas que uno pueda procurar en las circunstancias que le ha tocado vivir, el BIEN de la persona amada sin ningún tipo de interés, ni publicidad, ni registro, ni contraprestación a cambioPorque así Amó Jesucristo a la humanidad, hasta el extremo, que hasta su Preciosísima Vida entregó para nuestra Salvación, aún siendo nosotros malos, cobardes, necios,.... Pero a esa gente parece que todo eso no le importa ni reflexiona nunca acerca de ello, salvo para atacarlo cuál si sirviesen al mismo satanás, para su inmensa desgracia presente y no digamos futura. ¡Cabe concebir desgracia y desesperación mayor que la de esa gente!, que ya no tolera la felicidad y alegría ajenas. En fin, que la ira creciente contra esa hidra ponzoñosa anticristiana, enferma o diabólica, no nos empape de su odio (si vamos a la guerra, vayamos como cristianos cruzados, con valentía, determinación y entrega, pero sin odio ni rencor alguno) ni perturbe nuestra paz interior, nuestra alegría por sabernos valiosos y queridos por Dios, ni nuestra Fe, Esperanza y Caridad.
 
Feliz y Santa Navidad a todo el personal de www.elcorreodemadrid.com, familias y lectores.
Hugo Rodríguez Pacios.
¡VIVA CRISTO REY! ARRIBA ESPAÑA UNA GRANDE Y LIBRE. GOTT MIT UNS.