Sin duda un zasca memorable, el mejor en lo que va de año que refleja lo hastos que están los fieles católicos de la cobardía de los obispos que ya no se atreven a denunciar los grandes pecados y aberraciones que hay en la sociedad actual por miedo a enfrentarse con el poder.

Un obispo tiene que estar dispuesto a dar su vida por defender la verdad. Hoy en día callan y son políticos.

5a1f116c-88d2-4b80-a1f0-ec66a46ccc09