El periodista asegura que la izquierda cuenta hoy día con el monopolio del humor, imponiendo ideas a través de él.