El zasca se lo dío con la siguiente frase:

—Yo no creo que quede media España franquista… —dijo Fallarás.

—Usted debería saberlo muy bien cuando la mitad de sus familiares son militares franquistas —respondió jocoso Chicharro.

—A mí familia vamos a dejarla tranquilica porque me parece de mal gusto —masculló Fallarás toda desencajada.