El Cuerpo de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha, esta semana, un operativo especial destinado a prevenir los incendios forestales que puedan causar las cosechadoras. La campaña se desarrollará hasta primeros de agosto, cuando ya se haya realizado toda la cosecha de cereal. Esta iniciativa se centrará, prioritariamente, en el Este y Sur de la Comunidad de Madrid, donde los terrenos agrícolas de cereal tienen mayor presencia. El operativo tratará de impedir que se declaren incendios cuando llega la recogida del cereal.

 

Es en ese momento cuando aumenta el riesgo de que las cosechadoras provoquen, de manera accidental, incendios de vegetación agrícola, que pueden convertirse en incendios forestales. Se da la circunstancia de que este año el cereal no ha crecido mucho, por lo que es previsible que, al tener que cosechar a baja altura, aumente el riesgo de ocasionar incendios. Esta situación se produce cuando el peine o patín de la máquina roza con piedras y produce chispas, que terminan originando un incendio de vegetación.

 

El dispositivo especial organizado por el Cuerpo de Agentes Forestales, a través de las Brigadas Especiales de Incendios Forestales (BEIF), va a consistir en localizar todas las cosechadoras que estén trabajando en las proximidades de terreno forestal, con el fin de comprobar si sus responsables cumplen las condiciones para utilizar esta maquinaria, según prevé el Decreto 59/2017 INFOMA, e informar a los trabajadores de las medidas preventivas a adoptar.

 

Este Decreto establece la obligatoriedad para las cosechadoras que trabajen a menos de 400 metros de terreno forestal de llevar extintores de polvo y batefuegos y que un observador vigile los trabajos, portando medios para la extinción.