El Ayuntamiento de Madrid encenderá el alumbrado ornamental navideño el viernes 22 de noviembre y lo extenderá hasta el lunes 6 de enero, día de Reyes. La gran novedad de este año será la incorporación de motivos con diseños tradicionalmente navideños que reflejen el sentido de estas fechas. En este sentido, se podrán ver belenes luminosos en las Puertas de Alcalá, Toledo y San Vicente, en el viaducto de la calle Segovia y en las entradas a la plaza Mayor. Asimismo, lucirán nuevos diseños la plaza de Canalejas, Carrera de San Jerónimo, calle Atocha, calle Mayor, calle Montera, plaza de Cibeles, plaza de Neptuno y glorieta de Cuatro Caminos.

 

El proyecto, dependiente del Área de Obras y Equipamientos, responde a la demanda de los ciudadanos y contribuirá, junto con el resto de la programación navideña municipal, al impulso turístico y comercial de la ciudad, fomentando la actividad económica y el embellecimiento de los espacios públicos mediante un alumbrado singular e innovador y, al mismo tiempo, sostenible gracias al uso de nuevas tecnologías más eficientes.

 

El gasto en alumbrado para esta Navidad supera los tres millones de euros (sin IVA), lo que supone un incremento del 27,7 % respecto al año anterior, algo que se explica por el considerable aumento de los emplazamientos que serán iluminados.