La Comunidad de Madrid celebra los 100 años de existencia de Metro de Madrid con una nueva exposición sobre sus orígenes titulada ‘La Huella de Metro’, en la que los visitantes podrán conocer la historia del suburbano y su relación con Madrid. Durante su inauguración, el vicepresidente, consejero de Deportes, Transparencia y portavoz del Gobierno regional, Ignacio Aguado, ha llamado a mirar con “reconocimiento y agradecimiento” los 100 años pasados y ha señalado que la labor del Gobierno regional es pensar en los próximos desarrollos de la red.

En este punto, el vicepresidente ha avanzado la contratación de más de 300 nuevos maquinistas en el año 2020, “un hito histórico en la historia de Metro de Madrid” que pretende, en palabras de Aguado, preservar “lo más valioso” que tienen los madrileños, “el tiempo”. Esta iniciativa “ayudará a prestar un servicio de calidad y reducirá significativamente los tiempos de espera de los madrileños en los andenes”, tal y como ha explicado.

El vicepresidente ha sido el encargado de inaugurar en el Museo ABC, junto con el consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid y presidente de Metro, Ángel Garrido, el ambicioso proyecto de investigación que es ‘La Huella de Metro’, cuyo objetivo principal es la recuperación del patrimonio histórico del suburbano, siguiendo el rastro que dejó esta infraestructura trascendental en la ciudad. La exposición se ha nutrido del trabajo y los fondos documentales del servicio de Patrimonio Histórico de Metro junto a una selección de fotografías del archivo del diario ABC.

En referencia a la exposición, Aguado ha destacado que se trata de “una mirada profunda a los orígenes de nuestro suburbano, a esos años en los que una ciudad saturada encontró en Metro de Madrid una solución”. El vicepresidente ha recalcado que cuando Metro apareció en la vida de los madrileños, lo hizo con una sola línea para contar, cien años después, con 12 líneas y un ramal, 302 estaciones y 2,3 millones de viajeros al día. “Esta progresión -ha incididosolo puede entenderse por la excelencia del servicio prestado y por un factor intangible pero igualmente real: la vinculación afectiva de los madrileños con su Metro”.

EL METRO DE LOS PRÓXIMOS 100 AÑOS

“Dejar huella, un legado y trascender son términos que hablan de Metro que, en apariencia, es solo un medio de transporte público pero que ha llegado a ser mucho más que eso. A principios del siglo XX el shock para esos primeros viajeros debió de ser como si hoy pudiésemos viajar a otra galaxia”, ha apuntado Garrido.

El consejero ha recordado que, aunque ahora se celebra el Centenario de
Metro, la Comunidad de Madrid “ya está trabajando en lo que será su segundo siglo”. “Las prolongaciones de las líneas 3, 5 y 11, tornos de acceso con reconocimiento facial, títulos de transporte alojados en el móvil, mayor accesibilidad, digitalización, big data…”, ha enumerado.

La muestra estará abierta al público desde este jueves hasta el 8 de
diciembre, de martes a sábado en horario de 12:00 a 20:00 horas y los
domingos de 10:00 a 14:00 horas. La exposición traza un recorrido histórico desde los primeros años del siglo XX, con la concesión a la Compañía Metropolitano Alfonso XIII, hasta 1936. Está articulada en tres secciones:
Antonio Palacios, el arquitecto de Metro; la ciudad y el metro; y fotos históricas del metro procedentes del archivo de ABC.

‘La Huella de Metro’ rescata la figura de Antonio Palacios y la impronta que dejó en Madrid y en su suburbano, gracias a un trabajo inédito sobre las primeras estaciones de las líneas 1 y 2. En 1917, Palacios fue nombrado arquitecto oficial de Metro, cargo que ostentó hasta su muerte, en 1945, un año después de haber completado el proyecto inicial de la red metropolitana.

Era un arquitecto con una reputación creciente gracias a la construcción del Palacio de Comunicaciones que, por aquel entonces, estaba a punto de finalizar.
Posteriormente, diseñaría las obras más emblemáticas del Madrid moderno que estaba naciendo en el nuevo centro, formado por las calles Gran Vía y Alcalá: la casa Palazuelo (1919-1921), la casa Matesanz (1919-1923), el Círculo de Bellas Artes (1919-1926), el Hotel Avenida (1921-1924) o  el Banco Mercantil e Industrial (1935-1943), entre otros.

LA CIUDAD Y EL METRO
‘La Huella de Metro’ también es un análisis de los cambios producidos en la imagen urbana de Madrid con la llegada del suburbano. Madrid se transformó para siempre con la aparición de una ciudad subterránea que comenzó a discurrir bajo sus pies. Metro se desarrolla fundamentalmente en ese plano subterráneo: túneles por donde circulan los trenes, andenes, pasillos y vestíbulos para los pasajeros.

Una parte especial de la exposición está dedicada al crecimiento urbano que Madrid y Metro han vivido juntos estos 100 años. Los visitantes podrán conocer en profundidad el desarrollo del tramo inaugural entre Cuatro Caminos y Sol de la línea 1; la prolongación del eje Alcalá-Arenal y Ventas-Ópera con la línea 2; y la expansión de la ciudad asociada al tramo Sol-Embajadores de la línea 3. Las bocas de entrada y los templetes diseñados por Antonio Palacios hicieron visible la presencia del metro en la ciudad, permitiendo a los viajeros ubicar las estaciones y convirtiéndose así en referencias espaciales imprescindibles para entender y abarcar el complejo entramado urbano de una ciudad cosmopolita como Madrid.

La exposición se complementa con la exhibición de dos maquetas: la del
ascensor de Gran Vía de 2001 y una réplica impresa en tres dimensiones del primer tren de 2019.

Por último, ‘La Huella de Metro’ integra tres espacios de visionado multimedia con infografías de dibujos en tres dimensiones de los trenes históricos, recreaciones virtuales mediante imágenes hiperrealistas en alta definición del metro de entonces y vídeos en los que se muestran, de forma dinámica, la transformación de la ciudad y de Metro en ese período.