Ángel Martínez se ha convertido en los últimos años en el Comisario Político del PP de Madrid en la Sierra Norte. Una persona disciplinada, dócil, sigilosa, que maneja las influencias con guante de seda y que está perfectamente plegada a los intereses de algunos miembros de su partido en Madrid, como los de su mentor el Diputado y Senador Jaime González Taboada. Estas circunstancias que apestan y rodean a este señor son propias de lo que vulgarmente se conoce como "la casta política", de aquellos tipos de personas que quieren vivir de la política y sus jugosos sueldos a toda costa, aplican el principio maquiavélico de que "el fin justifica los medios".


En los últimos años hemos podido sufrir como Ángel Martínez nos ha dado por completo la espalda a los vecinos de Buitrago de Lozoya, no se identifica con ninguno de nosotros, pasa más tiempo fuera del pueblo que dentro porque encima no vive aquí, sus única preocupaciones son: disponer de un altísimo sueldo, desplegar su tela de araña de influencias por la Sierra Norte y sobre todo satisfacer los intereses de Directores Generales, Comisionados, Consejeros, Senadores, Diputados del Partido Popular de Madrid. 


Nuestro querido pueblo Buitrago de Lozoya ha pasado a ser un juguete en sus manos, un instrumento para el Partido Popular y no puede ser que el alcalde esté más preocupado de las mancomunidades, subvenciones supramunicipales, elecciones internas en su partido y agasajar a sus jefes políticos, que de sus propios vecinos. Esta circunstancia está demostrando que nuestro alcalde ya está viciado, y ahora cual perro de caza sigue más el rastro del dinero que el de servir con pasión, dedicación y entrega a sus vecinos.


Ser el perrito faldero de sus jefes del PP de Madrid  le está provocando grandes problemas entre los vecinos de la Sierra Norte. Uno sonado fue su silencio sepulcral ante el intento de envío de MENAs a Somosierra y el último ha sido con las elecciones a la Cámara Agraria de Madrid, donde Ángel Martínez bajo las órdenes del PP de Madrid estuvo promoviendo el voto hacia un determinado sindicato demostrando que le preocupa más satisfacer a los intereses de sus jefes políticos que defender el interés general de sus vecinos. Hay infinidad de pruebas que demuestran que Ángel Martínez antepone los intereses de su partido en Madrid a los intereses de los vecinos de Buitrago de Lozoya y de la Sierra Norte, y todo ello por conseguir mantenerse viviendo de la política el mayor número de años. 


Creo que es momento de que mandemos a este fontanero y correveidile del PP de Madrid en la Sierra Norte a la calle Génova, que deje de utilizar nuestro pueblo y a sus vecinos como trampolín de altos sueldos y poder político. El que quiera carrera que se la pague pero no a costa de los vecinos y del abandono del pueblo que sufrimos.