Si bien un Clásico de España es cada vez un partido distinto, la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey que se jugará este miércoles en el Santiago Bernabéu de Madrid tendrá un aliciente diferente para los dos equipos involucrados en ello. El Real Madrid y el Barcelona, los máximo exponentes del fútbol español, se vuelven a ver las caras para un duelo que no solamente dará el acceso a la final de la competición copera sino que también será la antesala del partido del domingo, en el que se volverán a enfrentar para el campeonato nacional.

 

En este contexto, para cada equipo el choque de Copa asume un significado distinto, ya que si bien el Barça quiere ir a por el triplete, el Madrid tiene sin duda más necesidades de dar una alegría a su afición. Eso porque el conjunto catalán tiene 12 puntos de ventaja en el torneo liguero sobre los blancos (a los que les falta por recuperar un partido), por ende se podría pensar que el partido de Liga Santander sería menos trascendente que el que asegure una final de Copa.

 

Sin embargo, no se podrá especular mucho ya que cada Clásico es un partido importante y tiene que ser ganado. Según el ojo de las apuestas, el Barça es ligeramente favorito a llevarse la victoria en Chamartín. La gran exhibición de los blaugranas en el Sánchez Pizjuán el pasado sábado ha sido una auténtica muestra de fuerza y de contundencia. Más allá del gran estado de forma en el que se encuentra Lionel Messi, está claro que los hombres de Valverde vienen de un mejor momento tanto físico como anímico. Además, el argentino se suele exaltar cuando visita el Bernabéu, un estadio en el que se ha lucido a menudo marcando 15 goles en 19 partidos, aunque nunca lo hizo en la Copa del Rey.

 

Sin embargo Sergio Ramos y cía deberán estar muy atentos para que tanto Messi como su socio Luis Suárez no cuajen su mejor partido. El capitán madridista, que no ha jugado en Valencia contra el Levante, estará a tope para enfrentarse a su gran rival y preparará con todo este choque, aunque para el Madrid lo más importante será encontrar la vía del gol, algo que se ha perdido en los momentos importantes desde la partida de Cristiano Ronaldo. Para los blancos, que vienen con la pequeña ventaja de haber marcado un gol de visitante en el 1-1 de la ida, será importante frenar las embestidas iniciales de los catalanes y después tratar de concretar alguna contra.

 

Con el pronóstico muy abierto, el choque de Copa entre los grandes rivales del fútbol español se preanuncia muy entretenido. Nadie saldrá a especular y el espectáculo y la diversión serán la consigna de esta noche en el Bernabéu. El premio es la final de la Copa del Rey, un trofeo cuyo valor no se puede subestimar.