Tal y como informa Voz Populi, El Tribunal Supremo ha confirmado la nulidad de la resolución del Instituto de la Vivienda de Madrid que supuso la venta en 2013 de casi 3.000 viviendas públicas del  (hoy Agencia de Vivienda Social) por 201 millones al consorcio de inversión privado Azora-Goldman Sachs.

El Tribunal ha desestimado todos los recursos presentados por la Comunidad de Madrid.

El Alto Tribunal no ha encontrado argumentos que justifiquen que dichos pisos públicos ya "no eran necesarios.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha anunciado que estudia recurrirla sentencia del Supremo ante el Tribunal Constitucional