El discurso de Vox molesta porque hablan claro y condenan con contundencia las aberraciones y adoctrinamiento que promueven los partidos marxistas como Podemos y sus afines.

Vox vuelve a presionar a la extrema izquierda llamando a las cosas por su nombre. La polémica surgió con las durísimas palabras del concejal del partido de Abascal, Pedro Fernández, que solicitó indignado y con mucha vehemencia a la formación de extrema izquierda  de Errejón que apartara “sus sucias manos” de su hijo.

 

 

”Aparten sus sucias manos de mi hijo, aparten sus marxistas deseos y apetitos sexuales de mi hijo, y no les voy a permitir, y pierdan toda esperanza, adoctrinar a nuestros hijos para convertirlos en enfermos como ustedes”, llegó a señalar Fernández en tono desafiante hacia la bancada de Más Madrid.

Fernández ha indicado que a Más Madrid “no le gusta cualquier medida que tienda a la libertad”, y ha señalado que para ellos “seguro que no es un peligro para la democracia fomentar relaciones sexuales con menores”.