No hay ninguna diferencia entre la política de la anterior Alcaldesa de la Capital con respecto a dicha Calle con la política del actual equipo de Gobierno municipal, lo cual confirma lo que era una sospecha fundada; que la Derecha política no tiene valor en Madrid para rectificar el sectarismo de la Izquierda política.

La Derecha una vez más se pone de perfil, y abandona no sólo a esta Asociación y sus componentes, que durante varios años han mantenido en solitario una pugna social y judicial frente a Manuela Carmena y su equipo de Gobierno, sino lo que es peor; abandona una vez más a sus propios votantes, y también lo hace a los vecinos y comerciantes de esa Calle, cuyo nombre de Millán Astray databa de mucho antes de la Guerra Civil y que, por lo tanto, no puede entrar en el marco de La Ley de la Memoria Histórica.

El PP se abstuvo en su momento, que es el equivalente a votar a favor de los que deseaban retirar el nombre de esa Calle, porque los complejos le pueden más que sus convicciones, y porque salvo honrosas y muy destacadas excepciones, como el Concejal Don Pedro Corral y otros dirigentes, en el fondo les da igual cómo se llamen las calles, aunque se pongan nuevos nombres que siembran discordia entre los vecinos, como que se retiren los nombres de auténticas Glorias para España, caso del General Millán Astray.

Existiendo como existe una sentencia judicial a favor de restaurar ese nombre en esa Calle, era potestad del equipo de gobierno municipal actual el restituirla, como han hecho otros municipios en España, e incluso de retirar el recurso judicial interpuesto por el Ayuntamiento ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid contra dicha sentencia favorable a la restitución.

Las posibilidades judiciales y administrativas eran variadas y todas dentro del marco de La Ley, y así fueron expuestas por la Plataforma en la reunión mantenida por el Señor Alcalde de Madrid antes del Verano, y habría supuesto una gran alegría en la opinión pública madrileña; sin embargo, vemos que se mantienen y perviven las mismas políticas que antes, pero ahora con el agravante de la cobardía.

Plataforma Millán Astray lleva años defendiendo en los Tribunales de Justicia el nombre del Fundador de La Legión y las resoluciones están siendo favorables por múltiples y variados motivos, tanto históricos como jurídicos, y lo seguirá haciendo, aun consciente de que hoy en día la cobardía es un estilo al alza, en particular en el Ayuntamiento de Madrid.

Si por algo nos caracterizamos los Veteranos Legionarios es porque hemos admirado siempre el valor de nuestro Fundador, el General Millán Astray, que con sus cuatro mutilaciones de guerra se justificó y se ganó su nombre a pulso en el callejero de la Capital desde el año 1924, según se acredita en el Libro de Aparisi de las Toponimias de Madrid; ese valor hoy se nos manifiesta inexistente en el Palacio de Cibeles, aunque sea mínimamente.

Pero por encima de esa cobardía y esa inacción, están las Leyes, los Tribunales de Justicia y el Estado de Derecho, que ya han resuelto que ese nombre debe ser restituido.

Ahora sólo nos queda esperar la confirmación judicial de una sentencia tan completa como bien fundamentada. ¿A ver cómo encubrirán después los responsables su cobardía e inacción?

NOTA DE PRENSA DE LA Plataforma Millán Astray