Un total de 2.605.613 viajeros utilizaron durante el día de ayer Metro de Madrid. Unos datos que vuelven a confirmar que, desde 2015, la celebración del “Black Friday” es el día que más viajeros del año se registran y que además siguen creciendo cada año, ya que suponen un 4,36% más de viajeros que el año anterior.
Durante 2017, se alcanzaron los 2.496.664 usuarios, lo que supuso respecto a 2016 un 4,06% más. Son cifras que se acercan a las del 29 de febrero de 2008, cuando se batió el record de viajeros en los casi 100 años de historia de Metro con 2.664.895, la cifra más elevada nunca registrada. De hecho, ayer se ha convertido en el cuarto día con mayor número de viajeros de la historia de Metro, tras los días 29 de febrero de 2008, el 7 de marzo de 2008 (con 2.626.085 viajeros) y el 18 de abril de 2008 (con 2.613.865). En estas tres fechas se produjeron huelgas en la EMT, por lo que hubo un trasvase de viajeros a Metro.
El Black Friday ha sido durante los tres últimos años el día de mayor demanda para el suburbano, desbancando del puesto a otra de las fechas que
tradicionalmente más viajeros acumulaba, y que se producía siempre en el entorno del 15 de diciembre, debido también a las compras navideñas y a las cenas y comidas de Navidad.
Ayer, las líneas y estaciones más utilizadas fueron las que dan servicio a la zona centro de Madrid, y que en su superficie tienen zonas comerciales. Destacan las líneas 1, 2, 3, 4, 5, 6, y 10.
El refuerzo de trenes continuará todo el fin de se semana en el que contemplan más desplazamientos de los habituales con motivo de las compras. El sábado y el domingo el refuerzo comienza sobre las 11:00 horas y se mantendrá todo el día, hasta las 22:00 horas. En relación con la oferta habitual, el incremento medio de servicio será de entre el 11 % y el 18 % el sábado y el domingo.
En caso de que la afluencia de viajeros fuera mayor de la prevista inicialmente, Metro dispondrá de un mayor número de trenes que se sumarán a los refuerzos establecidos para estos tres días. Los incrementos se mantendrán hasta que la disminución de la demanda permita reducir el número de trenes. Además, si la demanda lo exige, las líneas contarán con apoyo específico para el mantenimiento de instalaciones y del dispositivo de seguridad. El objetivo es garantizar la movilidad de todos los madrileños durante estas fechas, así como evitar las aglomeraciones en el entorno de las estaciones en el centro de la capital.