El Ayuntamiento de Madrid tiene preparado el Plan de Emergencias Invernales ante la previsible bajada drástica de las temperaturas. Se trata de una herramienta que establece procedimientos de actuación para conseguir una adecuada movilidad de personas y vehículos en la ciudad, al eliminar el hielo en las aceras y calzadas, entre otras actuaciones. En este plan intervienen efectivos de diferentes áreas del Ayuntamiento, entras ellas la Dirección General de Servicios de Limpieza y Residuos del Área de Medio Ambiente y Movilidad, que dirige Borja Carabante.

El Plan de Vialidad Invernal (más conocido como Plan Nevada) de la Dirección General de Servicios de Limpieza y Residuos cuenta con 592 medios mecánicos, entre los que hay camiones esparcidores de sal y salmuera (134), vehículos auxiliares con cuchillas quitanieves (52) y palas cargadoras (12). Respecto a los recursos humanos, 3.823 efectivos procedentes de los servicios de limpieza urbana y del  Servicio de Limpieza Urgente (SELUR) componen el operativo, que dispone de 7.254 toneladas de sal y 644 metros cúbicos de salmuera para el uso en caso de que se active en plan.

Una vez activada la fase de prealerta, con el fin de evitar la formación de placas de hielo, se suprimirán los baldeos con agua regenerada en la ciudad y se procederá al salado de las zonas sombrías y proclives a su formación. 

Todos los efectivos están preparados para actuar las 24 horas conforme evolucionen las condiciones meteorológicas. Ante la previsión de bajada de temperaturas, el Ayuntamiento salará los puntos prioritarios de la ciudad: parques de bomberos, bases de SAMUR-Protección Civil y Social, centros de salud, comisarías de policía, puntos de la red de transporte, centros docentes, deportivos o culturales y ejes comerciales, además de las avenidas principales y calles propensas a la formación de hielo.