El Ayuntamiento dirigido por Manuela Carmena va a iniciar el procedimiento para expropiar el edificio situado en la calle Ventorrillo 7, del barrio de Lavapiés de Madrid, por el incumplimiento por parte de los propietarios del inmueble del deber de conservarlo y rehabilitarlo tras las graves deficiencias detectadas por el consistorio desde 2001.

La finca fue construida en 1900, cuenta con una superficie de 1.977 m2, y se encuentra dentro del Conjunto Histórico de la Villa de Madrid. Desde hace unos años es propiedad de una entidad bancaria que lo adquirió tras una ejecución hipotecaria. El edificio cuenta con un local comercial, dos almacenes y 43 viviendas, de las que actualmente solo están habitadas dos de ellas. El resto están tapiadas por las deficiencias de salubridad, habitabilidad y seguridad.

En 2001, ya pasó una Inspección Técnica de Edificios (ITE) desfavorable que exigía mejoras de sus condiciones. Tras la última inspección, el Ayuntamiento pone en marcha la Ordenanza de Conservación, Rehabilitación y Estado Ruinoso de las Edificaciones. Los actuales propietarios ya han recibido hasta tres multas por importe de 3.000 euros.

El gobierno municipal ha confirmado que, tras adquirir las viviendas, las rehabilitará para destinarlas al alquiler social, “en un barrio con un mercado inmobiliario especialmente tensionado por el alza de precios”.