Como ya ha denunciado el reputado arqueólogo fotográfico, Don José Latova en prensa digital hace unos años Véase: 

https://www.elespanol.com/cultura/patrimonio/20170620/225228006_0.html?fbclid=IwAR2f9kujws9WYbSDqzDVW6Cbv0rDpZ8TVlt73uYTJdkhS3naLHnxfIkgyAw, la famosa fotografía no es más que un montaje fotográfico propagandístico, muy alejado de la realidad que pretendía retratar el susodicho, para el cual explotó a unos menores, colocándoles en zona de máximo combate, exponiendo su integridad física y moral.

 

La construcción por lo tanto de ese Centro de la Memoria por parte del equipo de gobierno de Manuela Carmena no puede sino interpretarse en el sentido de un apuntalamiento de una falsedad histórica, pues no existía ningún tipo de vínculo entre los niños reflejados con el lugar donde fueron fotografiados, zona que fue desalojada completamente de población civil desde el comienzo prácticamente de la Guerra Civil por ser zona de frente de combate.

Como denunció el Señor Latova, los niños fueron llevados por Robert Capa a esa zona de peligro y con ellos “construyó la imagen”. Robert Capa fue un farsante de la fotografía, además de un explotador de menores, y sus más famosas fotos están bajo sospecha de “PHOTO-FAKE”, que en el caso de la casa de la Calle Peironcely 10 tiene el agravante de haber usado a esos mismos niños que aparecen también en otras obras fotográficos; niños víctimas de la Guerra con los que Capa se mueve por otros escenarios de la ciudad asediada con total impunidad. Plataforma suscribe las palabras del Señor Latova que califica al fotógrafo Robert Capa de aprovechado y de ser una mala persona, a tenor de los hechos evidenciados.

Hacer un Centro de la Memoria en base a una “PHOTO-FAKE” demuestra lo débil de los postulados de la Memoria Histórica, auténtico fraude sustentado en mitos falsos e intereses electoralistas y urbanísticos, en este caso.

Por otra parte, la Plataforma Millán Astray que es quien ha hecho este comunicado, ve con muy buenos ojos que las personas que viven en ese edificio en ruinas sean realojadas en viviendas dignas, pues la gente necesitada tiene derecho en España a la vivienda, pero que no se haga con la excusa de una mentira, sino sobre la base del principio de la Justicia Social por la que tanto abogó el Fundador de La Legión. Y desea manifestar que ese realojo sea realizado lo antes posible. Pero en cuanto a ese Centro de la Memoria esperamos que no sea ratificado en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid, por el bien de la verdad y sobre todo de las cuentas públicas, objeto de especial depredación por políticas de la Memoria Histórica de quien desconoce la Historia y solo pretende hacer un uso arbitrario de los hechos, al estilo de Robert Capa, el cual no merece en España ni una sola exposición fotográfico por haber sido un explotador de menores. Finalmente damos la bienvenida a esa nueva ciencia que es la arqueología fotográfica, que permite evidenciar fraudes como este.