Es público y notorio, así objetivado a lo largo de su trayectoria interna en el Partido Popular, que el gérmen político de Pablo Casado fue Esperanza Aguirre y José María Aznar.


Todo comenzó en el año 2003 a la edad de 22 años cuando Casado se afilió al PP de Madrid bajo la tutela de su madrina Esperanza Aguirre y el paraguas del Consejero Alfredo Prada. Este vínculo político iniciado en 2003 promovió que Casado no haya tenido nunca un empleo que no sea público o derivado de su actividad política. y que desde ese año haya cobrado ya 1.036.002 euros en sueldos derivados de la política.


En 2003 Casado comenzó su andadura política como asesor del por entonces Consejero de Justicia Alfredo Prada, hoy imputado por la Audiencia Nacional por las presuntas irregularidades en la construcción del Campus de la Justicia tras generar un agujero patrimonial de mas de 100 millones de euros a la Comunidad de Madrid.


En 2005 bajo la aprobación de Esperanza Aguirre, Casado logró alcanzar la Presidencia de las Nuevas Generaciones del PP Madrid, no fue fácil para él porque dentro de la organización juvenil del partido no sentó nada bien la llegada de un "cunero" cuyo único mérito era ostentar el impulso de Alfredo Prada y el apadrinamiento de "la jefa Aguirre".En ese momento Pablo Casado conformó su equipo para dirigir a la organización juvenil del PP de Madrid introduciendo en ella a su amiga personal de la universidad Isabel Díaz Ayuso y a los hoy senadores David Erguido y Ana Camins, entre otros.
En 2007 Pablo Casado fue nombrado diputado de la Asamblea de Madrid por su condición de Presidente de Nuevas Generaciones de Madrid, pero duró poco en Madrid ya que en 2010 le fichó José María Aznar como su jefe de gabinete.
Desde 2010 toda la formación y experiencia política de Pablo Casado ha sido bajo la custodia y tutela de Jose María Aznar. Así Casado siempre fue el encargado de defender al matrimonio Botella-Aznar, en público y privado, de sus continuas guerras con Rajoy-Cospedal-Sáez de Santamaría y diferentes barones regionales. 
La tensión entre Aznar y Rajoy ya se pudo vislumbrar en el Congreso Nacional del PP en 2008 celebrado en Valencia, motivado porque Aznar y sus acólitos, como Esperanza Aguirre, querían tutorizar y marcar el paso a Mariano Rajoy, pero el nuevo líder popular se aplicó el consejo que años después daría a Bárcenas; "ser fuerte", y pese a las zancadillas del aznarismo Rajoy apostó por marcar un rumbo propio y renovado postAznarista de la mano de Cospedal, Soraya Sáez de Santamaría e influyentes barones regionales como la valenciana Rita Barberá.


Jose María Aznar nunca fue leal con Mariano Rajoy, siempre que pudo le criticó duramente en público y privado. Destacada fue la entrevista que en mayo de 2013 concedió Aznar a Antena 3 para criticar las políticas desarrolladas por Rajoy, e incluso dejando entreabierta su posible vuelta a la política.


Pero el desprecio de Aznar no llegó solo hasta Mariano Rajoy y su ejecutivo, también lo fue con el propio Partido Popular y sus miles de afiliados cuando en diciembre de 2016 José María Aznar renuncia a la Presidencia de Honor del Partido Popular. No hay mayor ejercicio de deslealtad y traición hacia tu partido político que ningunear a sus líderes, criticarles destructivamente como vino haciendo durante años Aznar y para colmo despreciar a las siglas del partido renunciando al cargo honorífico de Presidente de Honor del mismo. 


Para seguir "matando" al Partido Popular, Aznar decidió en 2016 y tras más de 25 años de relación desvincular por completo del PP a la Fundación FAES, que él mismo preside, y que desde su inicio sentó las bases del desarrollo del pensamiento político del PP.


Un año después, en 2017, Aznar reapareció para hacer un análisis electoral de las elecciones celebradas en Cataluña el 21 D. En esta nueva ocasión volvió a golpear duramente al Partido Popular y al gobierno de Rajoy, para esta vez ensalzar y loar al líder de Ciudadanos Albert Rivera y la candidata Inés Arrimadas. Aznar destacó lo que para él fueron grandes aciertos y éxitos de Ciudadanos aplaudiendo su senda ideológica.


Después de tantos reniegos y desprecios, de tanta deslealtad, de tanta traición a sus líderes, afiliados, simpatizantes y en suma, después de tanto desprecio a todo el Partido Popular, los barones regionales y la dirección nacional dieron la espalda por completo a José María Aznar. Estos últimos 2 años Aznar había quedado donde él quería estar, completamente despegado y desvinculado del PP y recluido en la fundación FAES que él mismo dirige. Pero Aznar dejó una semilla, un gérmen, dentro del Partido Popular y ese fue Pablo Casado.


Casado que le debe todo a Aguirre y a Aznar no ha dudado en poner el "nuevo Partido Popular" al servicio de ambos y prueba de ello es el desembarco que se está produciendo a golpe de nombramientos vinculados con ellos dos. 


El gobierno de la Comunidad de Madrid se ha consagrado como el renacimiento del Aguirrismo acabando con todo indicio de regeneración política y renovación en sus filas. El "nuevo PP de Ayuso es el viejo PP de Aguirre" y prueba de ello es en primer lugar el propio nombramiento de Ayuso, discípula y muy vinculada en el pasado a Aguirre. Antes de ser diputada regional, Esperanza Aguirre ya colocó a una joven Ayuso en el chiringuito Madrid Network con un sueldo de 4.219€/mes. Ayuso estuvo llevando la comunicación digital del PP de Aguirre, incluso la cuenta de Pecas el perro de Aguirre. Según Ayuso estos trabajos al partido los hacía "altruistamente" pero los realizaba a la vez que estaba colocada en el chiringuito Madrid Network y posteriormente como diputada regional. Para completar el renacimiento del Aguirrismo tenemos los nombramientos de Consejeros y altos cargos:  David Pérez Viceconsejero y Portavoz PP Asamblea en los gobiernos de Aguirre. Paloma Martín fue alto cargo en urbanismo, IMIDRA y Sanidad con Aguirre. Enrique Ossorio fue Consejero de Economía y Hacienda con Aguirre. Ruiz Escudero diputado regional con Aguirre. Y el que dicen ser ahora el presidente en la sombra Javier Fernández Lasquetty. Lasquetty fue Consejero tanto de Inmigración como de Sanidad con Aguirre, tuvo que dimitir porque la justicia paralizó su proyecto estrella de privatizar la sanidad madrileña y ahora venía de ser el jefe de gabinete de Casado aunque ha sido el responsable de la debacle electoral del 28 de abril del propio Casado. Lasquetty es un hombre de Aznar y de FAES, fue Secretario General de la Fundación, y de ahí que sea el tutor enviado por Casado en Madrid para dirigir a la inexperta Ayuso.


El desembarco de Cayetana Ávarez de Toledo en el Grupo Popular del Congreso de los Diputados es otra prueba más de como los hombres y mujeres de Aznar y de FAES están desplegando sus tropas para colonizar el "nuevo" Partido Popular de Casado. Cayetana ya ha nombrado este verano varios asesores en el Congreso y todos ellos están vinculados a FAES.
En 2016 la Fundación FAES decidía desvincularse del PP, pero solo 3 años después vemos que gracias a Casado los hechos están demostrando un desembarco aznarista y aguirrista en la sombra, y cuyo fin es volver a controlar y dirigir el "nuevo" Partido Popular por parte de los hombres y mujeres de Aznar y FAES. 
¿Será una cierto para el PP el regreso al pasado o será la consagración de su extinción? El tiempo lo dirá.