Janet Biehl, pensadora y ensayista estadounidense, y Peter Staudenmaier, profesor de historia alemana moderna y activista del movimiento verde, expresan en su libro Ecofascismo: lecciones sobre la experiencia alemana (Virus) cómo las raíces ambientalistas se sustentaban en buena parte en el movimiento nazi y les descubre las desconocidas políticas de los nazis por la agricultura orgánica, el vegetarianismo y el desarrollo sostenible de la naturaleza.

La Alemania del siglo XX heredó el legado de estos intelectuales. El "ala verde" del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán defendía la agricultura orgánica, el vegetarianismo y el culto a la naturaleza. Su compromiso con el medio ambiente que no solo se trataba de un hábito rutinario sino que consiguieron que se aplicaran políticas de esta índole.

"Reconocemos que separar la humanidad de la naturaleza, del conjunto de la vida, conduce a la propia destrucción de la humanidad y a la muerte de las naciones (...) La humanidad sola ya no es el centro del pensamiento, sino más bien lo es la vida en su conjunto", escribió Ernst Lehmann, profesor de botánica que defendía el nacionalsocialismo como "biología aplicada políticamente".

"La unidad de la sangre y la tierra debe ser restaurada", era la consigna proclamada por Richard Walther Darré, quien fuera ministro del Reich de Agricultura y Abastecimientos entre 1933 y 1942. Tal era la simpatía ambientalista del nazi que hasta se enfrentó a jerarcas como Göring para implantar sus ideas —en el libro Blut und boden (Sangre y tierra) se le menciona como "el padre de los Verdes"—. Darré fue uno de los miembros más adeptos del partido y hay historiadores que afirman que fue él quien convenció a Hitler sobre la necesidad de exterminar a judíos y eslavos.

El führer, devoto de las tradiciones alemanas, defendía en su libro Mein Kampf (Mi lucha) que los pueblos deben su existencia, no a las ideas de unos cuantos ideólogos locos, sino al conocimiento y la aplicación implacable de las rígidas y severas leyes de la naturaleza. "La naturaleza habitualmente desarrolla decisiones correctivas específicas respecto a la pureza racial de las criaturas terrenales. Muestra poco amor por los bastardos", escribió en 1925.

El interés por el medio ambiente era inherentemente contraria a la inmigración y a los pueblos que no fueran alemanes. Basaban su teoría en el darwinismo social y en las teorías malthusianas que afirmaban que había una sobreabundancia de personas para la subsistencia de un entorno natural sostenible.

FUENTE: https://www.elespanol.com/cultura/historia/20190713/tercer-reich-primer-ecologista-protegio-hitler-ambiente/413209086_0.html?fbclid=IwAR3y2eWndGpQQvMF8a8O3sm7pBvkJcbCcHU1YGhjBE1TgCW92f1ZHNATsn8