El próximo 17 de enero a las 19 horas tendrá lugar en la sede de Hazte Oír, Paseo de la Habana 200 de Madrid, la presentación del libro de SND La industria de Género al desnudo, que tiene como autor a José Riqueni Barrios y como prologuista al juez Francisco Serrano, que nos ofrece una breve valoración del libro y de lo que supone para él prologar esta obra.

¿Por qué el libro de la Industria de Género al desnudo cree que va a tener buena aceptación?

Cuando la verdad se expone al desnudo, resulta muy molesta sobre todo para los que la han intentado ocultar bajo ropajes de engaño y mentira.
Hay personas como
Pepe Riqueni que se encargan de decir las cosas con el descaro y valentía que otorga la consciencia de estar sacando a la luz una de esas mentiras con las que nos hemos acostumbrado a convivir en esta sociedad, que se ha rebajado a vivir como dócil ganado dentro de un redil.

Usted ya escribió junto con el autor un libro anteriormente...
Fue un orgullo compartir con Pepe el escribir una obra precedente, guía práctica para padres maltratados, que intentó ser un referente para muchas personas que no tienen ni quien les escuche ni quien les escriba. Hombres que pertenecen a una casta maldita, al nacer varones y además con el agravante de no comulgar oficialmente con las ideas de una extrema izquierda que quiere imponer su credo y biblia particular.

Unos dogmas que no admiten discusión y sobre los que no se pueden abrir debate, sino a costa de ser estigmatizado.
Muchos hombres maltratados sufren la injusticia de un régimen totalitario que se ha impuesto a base de edulcorar su mensaje y de adornar su verdadero objetivo, que no es es otro que el de destruir la pacifica convivencia entre hombres y mujeres.

¿Qué supone prologar esta nueva obra?
Ha sido un placer colaborar con un prólogo en su última obra. Pepe no se cansa, y ahora ya jubilado poco nada tiene que perder frente a ese Estado de no derecho al que nos abocan los mercenarios de la ideología de género, la nueva horda morada que quiere dominar el mundo.

Javier Navascués Pérez