Cake Minuesa, autor de “Confesiones de un reportero de calle”, ha presentado su libro en 'Herrera en COPE' con Agustín Bravo.

Ha comenzado agradeciendo al equipo de COPE por darle visibilidad porque “es muy difícil contar lo que contamos, salir a lo grande en medios”.

 

“Para mí que nos dejen un hueco importante en la derecha, quiere decir que un hueco importante en la izquierda está cubierto”, ha alegado en cuanto al hecho de ser conocido en un principio como 'El Follonero de Derechas'. Además, ha añadido que le “tildaron de follonero al principio, pero yo creo que es más provocador, en el sentido peyorativo, entrevistar a Maduro, que entrevistar a Juan Guaidó. Y esto está sucediendo”.

Los lectores “van a encontrar la parte de atrás de los reportajes: los 'autobuses de la dignidad' que fueron el Día de los Incoentes al País Vasco y sucedió algo que a mí me marcó para toda la vida; lo que nos sucedió entrevistando a españoles que luchaban contra el Daesh...”.

Minuesa se arrepiente solamente de “a veces, de no haber sido más incisivo en algunas cuestiones”. No borraría nada de su trayectoria, pero el lugar donde tuvo “más miedo fue Irak, dormimos a 500 metros del Daesh”.

“Al principio intentábamos hacer todo desde el humor, pero cuando hay muertos, te dices a ti mismo que ahí no hay que hacer chistes. Suelo repetir que mi límite del humor son los muertos”, ha confesado.

Dentro de treinta años, Minuesa se ve haciendo exactamente lo mismo: “Denuncia social. Creo que hay un amplio hueco mediático para hacer denuncia social con calado político del centroderecha sin complejos señalando al corrupto, al que estafa... Me veo en un programa para ni más ni menos que quinientos millones de latinos, girando cada semana por un país”.

COMPRA EL LIBRO AQUÍ